Un domingo astromántico con Santi Balmes

Hoy es el día en el nace MurrayMag, el día de las elecciones europeas, el día después de la final de la Champions. Hoy también es domingo. Domingo, ¿y qué? Que, por mucho que algunos se empeñen, el domingo ya no es el peor día de la semana. Dejó de serlo hace casi 10 años. Dejó de serlo en el mismo momento en el que alguien lo calificó como astromántico. Y así me he pasado media vida, buscando mi domingo astromántico. Y hoy lo es, hoy vuelan los manteles y el domingo se hace especial hablando con Santi Balmes. No hace falta presentarlo más, ¿verdad?

A mí me dicen ‘El poder de la tijera’ y me imagino a Rajoy con una tijera de podar… ¿Qué es en realidad?

Puede ser ambas cosas: El poder de la tijera como toda esa serie de recortes de los de siempre a favor de los de siempre, o una tijera para cortarles…

Hablando de Rajoy, a veces imagino que le canto “this is the end, my only friend, the end”. ¿Qué canción le cantarías tú, así en la intimidad, donde Aznar habla catalán?

No se me ocurre nadie menos inspirador para cantarle. Pero si me apuras “Heaven knows I´m a miserable now“…

La niña imantada es una de esas canciones que me siguen y me persiguen. A veces, me pregunto si podría haberse colado alguna niña imantada en el Congreso de los Diputados.

No tengo constancia, en absoluto. ¿Estás de broma? (Risas). Hay cierto erotismo malvado en algunas políticas, pero de reina mala de Blancanieves, de esas que, si se ponen a tiro, hay que comprar un buen látigo para estar a la altura. Pero Love of Lesbian se inclina por la realeza, no nos andamos con chiquitas. Concretamente, nos agrada  L, porque nos solidarizamos con ella y su presión mediática… (Risas). Ya sabéis “love of lesbian, al ser-vicio de su majestad”.

La realidad es que España está jodida, se ponga el gobierno como se ponga. ¿Sí, saldremos de esta?

Si quieres la opinión de un musiquito, pues te diré que veo a Celtiberia enfermita, pronóstico reservado, y mucho me temo que será algo crónico, se ponga el gobierno como se ponga. ¿Si saldremos de ésta?  No, no lo creo, sinceramente. Algunos lo harán, creo en la salvación individual, pero la parte perjudicada del asunto lo veo francamente difícil, porque el problema es de base, de raíz, de educación. Podíamos haber sido un país cojonudo, hay muchísimo talento, pero nos hemos negado a ello votando a una pandilla de sátrapas, porque en el fondo, la piel de toro se autofustiga y piensa que necesita un grupo de mini caudillos que los pongan en vereda, una gran parte de este país es sadomasoquista políticamente hablando.

Me gustaría pensar que exageras…

Bueno, de no ser así no habría pasado lo que ha pasado durante todo el siglo XX y parte del XXI. Aunque, ojo, pongamos las cosas en perspectiva, tampoco somos Corea del Norte, ni Nigeria. Es decir, para  estar en Europa, comparándonos con nuestros vecinos, los “listos”, pues la verdad, tenemos todos los números para ser un parque temático de turistas, una raza de camareros, etc., porque, en realidad, no hay ningún plan excepto ganar las próximas elecciones. No hay proyecto. Como si le preguntas a un “ni-ni” qué quiere hacer. Pregúntale a los políticos cómo ven el país dentro de veinte años. Nadie te lo cuenta. Cero ilusión. Ideología “ni-ni”. O al menos, eso es lo que percibo, servidor, musiquito.

Ahora que está de moda el indie (¡dios mío, qué paradoja!) vais vosotros y os marcáis una pseudorumba, una canción de autoayuda… Que os gusta nadar contracorriente…

Nos gusta salir de nuestros propios límites. Es la única manera de crecer, tanto como banda como personas.

Hay miles de músicos, de escritores, con un talento increíble atrapados en trabajos de oficina a los que no les queda otra que ponerse la corbata cada día y pisar suelos de moqueta en lugar de escenarios. Te suena, ¿verdad?

Claro, fui uno de ellos. Es muy frustrante. Estás, pero no. Eres translúcido. Tener una vocación también es tener una esclavitud. De ti mismo, de tus deseos.

¿Cómo se digiere que tras años de compaginar otros trabajos con hacer discos para un público minoritario, de pronto saquéis un disco y sus temas se conviertan en himnos que suenan en todos los sitios?

Pues, aunque no te lo creas, parece que no vaya mucho contigo. La gente lo elige así, aunque tú sigas siendo el mismo, de alguna manera te conviertes en una especie de portavoz emocional. Es bonito. Somos unos privilegiados.

¿Qué pasaría si un día te encontraras tu cara en la portada del Hola?

Pues miraría la tortilla de espinacas y miraría si he comido marihuana psicotrópica y todo es una gran broma.

Tengo una duda existencial: ¿quién es John Boy? Porque yo le pongo la cara de Nick Cave… Aunque visto cómo funcionó aquel disco, el que lo cambió todo, John Boy bien podriais ser  vosotros, ¿no?

Es un ente indefinido, una mezcla entre Brian Molko, Bowie, Bono, Peter Murphy, MGMT, una infinidad de personas mezcladas en un concepto.

Cantáis de gatos, pero, en realidad, algunos de vosotros compartís vida con un perro. ¿El rollo felino es más artístico?

Yo tengo perro, lo adoro. Pero, de alguna manera, a un perro, pese a que se le quiere a rabiar, no inspira contradicción, y eso es importante de cara a la creación. Carece de esa dualidad, es de una sola pieza, no sabe más que querer a su dueño, mientras que un gato, a un gato no lo tienes del todo, mantiene las distancias, es mucho más odioso y mucho más atractivo en realidad. Yo quisiera ser gato, pero me temo que en el fondo soy mucho más perro de lo que quisiera. (Risas). En realidad, soy una maldita comadreja, más que nada porque es una palabra que me encanta… ¡Comadreja!

¿Cuál es la canción de Love of Lesbian que mejor define qué es Love of Lesbian?

Supongo que ‘1999‘. Es un resumen de emoción contenida.

Por último, me indigna que le hayáis escrito una canción a Ben Affleck… ¿Para cuándo la de Bill Murray?

Bill Murray es un semi-dios. No estaríamos a la altura.

Fotografía: Sue Rainbow ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

2 Comentarios

  1. Buena entrevista! Les han preguntado ya tantas cosas al grupo en general y a Santi en particular que a veces cuesta no ser previsible. Pero muy bien! me ha gustado el tono de las preguntas y las respuestas 🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.