‘Tírala Alta’, una manera de hacer cine

Tirala alta

El pasado viernes día 30 de noviembre ante 1.000 personas se estrenó en el Teatro y Palacio de Congresos La Llotja de Lleida la película ‘Tírala alta’. Un documental a medio camino entre la ficción y la realidad que cuenta las vivencias de un equipo formado íntegramente por chicas —el AEM de Lleida— que consiguió ganar la liga de segunda infantil en una categoría en la que el resto de los conjuntos estaban formados casi en su totalidad por chicos. La película narra la historia de este grupo de futbolistas con testimonios reales e imágenes de archivo, mezclado con un futuro ficticio de algunas de sus protagonistas y sus familias.

En el teatro se pudo vivir, en un ambiente que respiraba magia y emotividad, el encuentro de las protagonistas reales con sus proyecciones imaginarias de futuro, recordando con mucho cariño y efusividad a Dani Rodrigo, el técnico que ayudó a las chicas a hacer posible esta hazaña y fallecido víctima de un cáncer el pasado verano.

El equipo de ‘Tírala alta’ encabezado por sus directores: Rojo Rosenvinge y Sandra Baquera; su actriz principal, Irene Hernández, que interpreta a Andrea Gómez, capitana del equipo y actualmente en las filas del F.C.Barcelona; su director de fotografía, Luis Cámara;  así como la familia ficticia Salas al completo —Ariadna Olmos, Mario San Román, Guillermo Martínez y Lourdes Fernández—, recibió un merecido homenaje por parte de todo el auditorio, con las butacas repletas de equipaciones del AEM y con la vigilante mirada de distintas autoridades de la política y del deporte, pero con la triste ausencia del mundo del cine y de la cultura.

Tirala alta 2
El equipo de ‘Tírala alta’ con futbolistas e invitados en el Teatro y Palacio de Congresos La Llotja de Lleida.

Esta hazaña de las chicas del AEM no debería ser en el siglo XXI considerada como tal, pero seguimos viviendo en una sociedad profundamente machista que provoca que aún nos sorprendan hechos como estos y que tengamos que tomarlos como una reivindicación feminista. Y así lo haremos por el bien común, más ahora que vientos fascistas de otro siglo afloran con fuerza y con unas perspectivas de difícil vuelta atrás.

Tirala alta Irene Hernández
La actriz Irene Hernández

La historia —muy bien narrada— entretiene y emociona que es algo muy difícil de conseguir. La conjunción realidad/ficción está muy cuidada y aunque puede resultar algo confuso el movimiento entre pasado y futuro en algunas ocasiones en su haber cabe decir que no es relevante ni crea equívocos argumentales. La familia Salas, cuya trama es inventada a pesar de tener su origen en Sofía, una jugadora real, cuenta una historia de gran emotividad que es sin duda la que más remueve los sentimientos del espectador, aunque yo me quedo con el trabajo de Irene Hernández que desde su verdad permite adentrarte en ese juego de identidades creyendo que todo es fruto del paso real del tiempo.

‘Tírala alta’ está siendo seleccionada en muchos festivales a lo largo del planeta e incluso ha obtenido algún reconocimiento en alguno de ellos, y no olvidemos que a pesar de su calidad no deja de ser un trabajo de fin de carrera de una escuela de cine: La escuela Metrópolis C.E. de Madrid, dirigida por Guillermo Fernández Groizard y Clara Cosials. ¿Qué quiero decir con esto? Que si las cosas se dejan hacer con cierta libertad y desplazando los corsés académicos, sin quebrar la creatividad de los artistas y sin querer dejar a toda costa los sellos de los analistas, los trabajos —por muy de escuela que sean— pueden llegar mucho más lejos de lo que habitualmente lo hacen. Ningún plan de estudios de cine contempla que es posible que esté sentado en sus aulas día tras día el futuro Pedro Almodóvar del cine español —también es verdad que Pedro se ausentó del dogma de la academia desde siempre—, pero lo necesario es que debemos dejar inventar, crear , experimentar con un orden pero sin coartar libertades, que cada cineasta es un mundo y que aunque el docente sea proclive al entretenimiento por sí, quizás haya un alumno que sea el paradigma del arte, y aunque no estemos de acuerdo con su forma de entender el Séptimo Arte, hagamos lo posible para que pueda crecer para existir.

¡Viva el cine en todas sus acepciones! ¡Viva ‘Tírala alta’! Y viva el equipo del AEM, que logró esa hazaña que quedará en la historia como un referente a tener muy en cuenta para futuras generaciones no sólo del ámbito del fútbol, sino del mundo en su global acepción.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.