Tiempos modernos: crónica de una pandemia ‘hipster’

A estas alturas, es probable que quede gente que no sepa qué es un hipster. Lo que sí es seguro es que Víctor Lenore tiene todo mi agradecimiento y reconocimiento por sacar a la luz ‘Indies, hipsters y gafapastas’ (Capitán Swing), un estupendo ensayo sobre el actual imperialismo sutil instaurado por el monstruo de la modernidad, que lo fagocita todo.

Es palmario que sufrimos hoy día una clara dominación cultural a manos de determinadas tribus urbanasy de ahí el perfecto subtítulo de esta obra: ‘Crónica de una dominación cultural’. El tufo a modernidad inunda hoy cada manifestación social y artística: cine, literatura, música, moda, arte, ocio… sin que sepamos muy bien a qué achacar esta espantosa eclosión. Estamos, pues, ante la guía perfecta para entender por qué los hipsters desarrollan unos gustos tan específicos –y, a partir de ellos, fabrican su personalidad-, cómo es posible que sobrevivan en un país como España –donde media juventud está precarizada y la otra mitad está en paro– o por qué, de repente, se revaloriza –o, en su mismo argot moderno: se gentrifica– la España rural, como escenario perfecto para celebrar festivales. Todas estas cuestiones, y muchas más, se exponen de manera clara y detallada mezclando sociología, historia y marketing en esta delicia de obra totalmente recomendable, firmada, por cierto, por un “ex hipster” que se rehabilitó y vive para contarlo.

Pero… ¿qué es un hipster? Pues básicamente lo que viene siendo un moderno, o como algunos colectivos que se sienten ofendidos por el auge del postureo enfatizan: un moderno de mierda. ¿Barbas? Sí. ¿Bigotes de todas las formas y tamaños? También. ¿Converse, tatuajes old school, dilataciones en las orejas, auriculares de 3 kilos insertos en un iPod de 100 gramos en los que suenan Arcade Fire, Radiohead y más grupos –perdón: bandas–, y visa de residencia en Malasaña? Que no falten. Pero, sobre todo: gafas de pasta. Porque se puede ser moderno sin llevarlas, pero para un moderno no hay seña de identidad más diferenciable que las gafas de pasta, que lo convierten a uno, automáticamente, en interesante y leído (incluso si carecen de cristales graduados). Los modernos son individuos diferenciados del resto del rebaño, que han deseado, asimilado y construido una identidad propia, embebidos en ‘La distinción’ de Bourdieu. Una premisa clave de este ensayo, como dice Nacho Vegas en el prólogo de este magnífico libro, es que

en la cultura hipster lo importante no es ser diferente, sino creérselo.

Porque, por si alguien lo dudaba, esta cultura ni es nueva (los actuales modernos, “la carne de cañón de las industrias creativas[que proponen] una versión turbo de los valores del capitalismo actual”,  son descendientes de la generación beat norteamericana) ni está  exenta de unos valores indiscutiblemente clasistas. Aparte de arrastrar miserias morales como la rapiña posmoderna –ejemplificada en Diplo– a la que Lenore dedica un capítulo, es cómplice del hiperconsumismo y representa el triunfo de un anquilosamiento ideológico basado en una filosofía acomodaticia, que sólo persigue un consumismo desapasionado y cool, y alérgico a cualquier propuesta de cambio social.

Cabe aclarar que, por mucha animadversión que generen –suele irritar bastante la imagen de un gafapasta barbudo pegado a su Mac, apoltronado en su sillón de Starbucks, que tuitea sarcásticamente mientras hace tiempo para ir al Cine Doré donde coincide, que no queda, con otros modernos–, Lenore pretende evitar la demonización de este colectivo como culpable de los males de la sociedad, o responsable de su gradual proceso de frivolización.  En definitiva, una visión crítica, necesaria e imprescindible para arrojar luz sobre este fascinante fenómeno, como hilo conductor de este ensayo que reclama sin condiciones un hueco en nuestras bibliotecas.

Víctor Lenore presenta ‘Indies, hipsters y gafapastas’ mañana viernes, 24 de octubre, a las 20 horas, en Patio Maravillas (c/ Pez, 21 – Madrid), acompañado de Nacho Vegas y del sociólogo Isidro López.
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.