«Hacer reír es un orgasmo neuronal»

Siempre es un placer escuchar a Santi Balmes. Siempre es un placer leer a Santi Balmes. Así que, por supuesto, siempre es un auténtico placer entrevistar a Santi Balmes. Y es que el cantante de Love of Lesbian ya había estado en Murray Magazine, en concreto justo en nuestro estreno ante el gran público. Ahora, en 2016, casi dos años después de aquella primera entrevista con nosotros y con motivo del lanzamiento el próximo 4 de marzo del esperado nuevo disco lesbiano, ‘El poeta Halley’, volvemos a hablar con él de muchas cosas.

No sé si te acordarás pero la primera vez que fui a un concierto de Love of Lesbian fue, según comentasteis sobre el escenario, vuestra primera vez en una plaza de toros. Fue hace muchos años en Pozoblanco y todavía no habíais publicado ‘Cuentos chinos para niños del Japón’. ¿Qué queda de aquellos lesbianos?

Me acuerdo de ese concierto, sobretodo por una prueba de sonido en la que la temperatura a las 12 del mediodía era de unos 98 grados. La calva de Joan Ramón empezó a arder. Fue terrible. El concierto, mágico.

Llegáis a 2016 con un bagaje inmenso de conciertos, legiones de fieles y varios discos en la mochila. ¿Pesan más los kilómetros recorridos o el paso del tiempo?

Pesa más el tiempo, te lo aseguro. Joder, yo nunca quise ser un decano ni sentir que soy un doctor “horroris causa” cada vez que me miro en el espejo por la mañana…

¿Cuándo dejaron de preguntaros por el paso de componer en inglés y empezar a hacerlo en español? ¿Y dejarán de preguntaros algún día sobre si el próximo disco de Love of Lesbian será en catalán?

La primera pregunta se ha transformado en un«¿Volveréis a hacer algo en inglés?». La segunda pregunta la harán, supongo que hasta que nos saquemos la espinita de nuestra lengua materna.

Sigamos. Hablemos de lo que lleváis hasta ahora que es muchísimo. ¿Cómo definirías en pocas palabras cada disco de Love of Lesbian?

‘Microscopic Movies’: Grabado en una cocina, un monumento musical a la ingenuidad y pardillez. Por eso es mi disco preferido de Love of Lesbian.

‘Is it fiction?’: Grabado como se pudo, la lógica consecuencia de haber sido tan ingenuos y pardillos en el anterior. Pero es mi disco preferido ya que después de él nos desprendimos de la tristeza más absoluta.

‘Ungravity’: Bueno, es mi disco preferido en lo estrictamente musical.

‘Maniobras de escapismo’: Es mi disco preferido en lo estrictamente esperanzador.

‘Cuentos chinos para niños del Japón’: Es mi disco preferido por ser el afianzamiento de un discurso lírico propio.

‘1999’: Es mi disco preferido porque impactó emocionalmente en muchísima gente y porque la apuesta de un hilo conductor o historia conceptual era realmente arriesgada, aunque ahora no lo parezca.

‘La noche eterna. Los días no vividos’: Es mi disco menos preferido porque precisamente ahora la gente dice que es muy chulo, y cuando salió mucha gente decía «ya no son los mismos de 1999». Así que ahora a ‘La noche eterna’ le tengo un poco de tirria. (Risas). No, es broma. Amo ese disco. Y es mi preferido también por ser un desparrame y por tener algunos temas que siempre me apetecerá tocar.

Y todo desemboca, de momento, en pleno 2016 con un poeta. ¿Quién es Halley y cuál será su historia?

‘El poeta Halley’ es mi disco preferido de Love of Lesbian. (Sonríe). Y lo es porque hemos apostado fuerte por el 15 rojo, como en el casino. Expansión lírica, ensoñaciones varias, homenaje al propio oficio de componer, y porque espero que nos dé de comer los próximos dos años.

¿Qué tienen las letras de Santi Balmes que nos vuelven locos?

Te lo diré brevemente, y lo entenderás: &=)u0 a38RV.

Esa es mi fórmula.

Llevamos ya tres canciones presentadas de ‘El poeta Halley’. ¿Cómo está siendo el recibimiento? ¿Qué estás percibiendo?

Nunca hay que crearse expectativas más allá de lo que vayas notando en el día a día de la banda. A veces me da la impresión de que todo se exagera, para bien o para mal. Otras veces leo «han cambiado, no me emocionan como antes», y no me molesta, pero de repente pienso«¿no será que eres tú quien ha cambiado, y ahora estás en una situación diferente, por lo que sea?». Pero, fuera de todas estas consideraciones secundarias, pienso que el disco tiene unas cuantas sorpresas y refleja una voluntad por evolucionar. Y con eso es suficiente para nosotros.

Ahora todo está siendo a través de las redes sociales e Internet. ¿Cuánto ha cambiado la promoción de un disco en los últimos años?

Fíjate, el otro día estaba viendo ese programa de televisión donde aparecen cantantes de los 80 versionándose a ellos mismos y pensé: «Coño, qué bien que algunos de ellos se desenvuelven en la gran pantalla. Están como Pedro por su casa, desacomplejados, sin pensar demasiado en los comentarios que se puedan generar en la Red». Y, oye, chapeau por ellos. Me refiero a que nosotros pertenecemos a una generación de bandas cuya pecera ideal es la Red. Así que, todo lo que se refiere al mundo 2.0 lo llevamos bastante por la mano. Pero nos pones en otra tesitura y no sé yo…

Vivimos tiempos convulsos en un país que detiene a titiriteros y deja libres a los corruptos. ¿Aterriza el poeta Halley en el momento adecuado?

‘El poeta Halley’ está un poco ausente de todo el tinglado político, más que nada por el inmenso asco que nos produce el 80% de los sujetos que aparecen por los medios de comunicación, incluyendo a los propios medios de comunicación, todos ellos encargados de manipularnos, alienarnos, sedientos que andan de conseguir réditos a corto plazo.

No hay un plan para esta país para las próximas décadas, no se invierte ni en Educación ni en Cultura, es un absoluto desastre. Si solamente hicieran eso, todos subiríamos un escalón, pero no hay manera. Les interesa mantenernos en un estado cavernario,en perfecto conflicto por temas que ya deberían ser superados. Cambian las modas y los modelos de móvil, pero la cretindad campa a sus anchas desde el siglo XV.

Y mira que podría ser un gran país, porque sobra talento, pero no. Nos puede la superficie más que el fondo. Juzgar a un diputado electo por sus rastas. Vaya tela. Como diríamos en catalán: vas bé, cirerer.

El otro día nuestra compañera Pilar Cámara entrevistó a Sergio Mora, quien confesó que los dos os movéis en el filo que separa lo poético de lo humorístico. ¿Sin risa no hay poesía o viceversa?

No creo el humor sea condición indispensable para el ejercicio poético, pero para mí es necesario para mi ejercicio vital. No puedo mantener un estado de seriedad más de cinco minutos como máximo, sin que note al bufón interior diciéndome «di alguna gilipollez de las tuyas». Me encanta hacer reír y que me hagan reír. Es un orgasmo neuronal. Odio la gente de mármol.

En la redacción de Murray Magazine estamos divididos entre ‘Bajo el Volcán’ y ‘Cuando no me ves’. ¿Cuál será la canción del disco más apropiada para nuestro Bill Murray?

Clarísimamente ‘Psiconautas’. Es la que encaja mejor con la expresión de Bill Murray. Y luego ‘Océanos de sed’, por situarlo en ‘Lost in Translation’.

Fotografía: Miquel C. ©


[kads id=”11703″]

 

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.