“Pensar que tu música puede cambiar el mundo es una pequeña utopía”

Dice León Benavente que pensar que tu música puede cambiar el mundo es una pequeña utopía. ¿Acaso una utopía puede ser pequeña? Creo que siempre son gigantes, porque están hechas de ese extraño material del que se componen los sueños. Como enorme, a golpe de belleza y valentía, es el disco que firmó el cuarteto el año pasado y que este verano se pasea por los escenarios los festivales más importantes de nuestro país. Hablo con ellos, con el gran Abraham Boba como portavoz.

Después de haber sido calificados como “supergrupo” o la “revelación indie 2013”, este verano pasáis por los escenarios de todos los grandes festivales de nuestro país. ¿Os merecéis todo lo que os pase?

Bueno, llevamos  años en esto, peleando para que nuestros proyectos salgan adelante. Es algo que lleva mucho esfuerzo y quebraderos de cabeza. Claro que cuando ocurre uno siente que está bien, que es justo, pero somos conscientes de que hay muchos músicos en la misma situación y que no han tenido tanta suerte como nosotros.

Estas canciones, las que van a bailar cientos de personas en estos grandes festivales, tienen un poso político y social que parece describir a la perfección la situación que llevamos soportando demasiado años. ¿Creéis que pararán las hienas de devorar a sus presas en algún momento?

Intentamos que nuestras canciones tengan vigencia más allá del momento concreto en el que nos encontramos, aunque es evidente que hay una relación directa con lo que pensamos en este momento. Desde ese punto de vista te respondería que no, que temo que siempre van a existir devoradores y presas. Pero quizá sí puede cambiar la manera de enfrentarse a ello.

¿Habéis conseguido responderos por qué esto ya no es lo que era?

Extraer frases de su contexto (en este caso una canción) es peligroso ya que puede dar lugar a equívocos. El paso del tiempo hace que las cosas cambien o, al menos, nuestro punto de vista sobre esas cosas. A eso se refiere la frase.

Creo que vuestro disco ha funcionado tan bien porque en como un puñetazo en las costillas de esos que te hacen abrir de par en par los ojos y ponerte frente a tus miedos, frente a tus fracasos. Parece que nos atraen irremediablemente esas canciones que te hacen preguntarte quién eres. ¿Por qué se repite siempre esta escena?

Creo que las canciones más interesantes son aquellas con las que de alguna manera el oyente se siente identificado, como si estuviesen encontrando su propia historia al escucharlas. Está bien partir de experiencias personales para explicar algo, pero has de intentar buscar las palabras adecuadas para que lo que estás contando no tenga sentido sólo par ti, si no para todo aquel que vaya a escucharlo.

Parece que hay un resurgir de eso que se llamó durante mucho tiempo canción protesta. ¿De que manera puede contribuir la música a cambiar el mundo? Porque algo tiene que cambiar o se irá todo a la mierda…

Pensar que tu música puede cambiar el mundo puede ser una pequeña utopía, claro.Pero sí es verdad que hacer canciones implica un grado alto de compromiso. En primer lugar con nosotros mismos, pero también con el oyente. Nosotros tratamos de explicarnos y cuestionar aquello que nos rodea. Y si este es el efecto que causa a quien las escuche estaremos satisfechos.

Nos ha invadido la gran desilusión y, tarde o temprano, todo esto explotará. ¿Será lo mejor?

Como te decía antes sacar frases fuera de su contexto puede dar lugar a  conclusiones erróneas. Sí es verdad que la canción a la que haces referencia, ‘La gran desilusión‘, tiene en sus imágenes algo de visión apocalíptica, de sensación de que todo se está derrumbando y de que haría falta una regeneración total de valores para que las cosas empezasen a funcionar de otra manera.

Grabaré mis iniciales, soy el rey Ricardo y de aquí… no me muevo”. A alguno debe costarle mucho dejar el sillón, ¿no?

Sí. Esta canción a la que haces referencia habla del poder y de los abusos que muchas veces se cometen en su nombre. Personajes como el de la canción han existido cientos a lo largo de la historia. Y me temo que seguirán existiendo.

Ni vivimos en los años 20, hace mucho tiempo que el barco se hundió y se ha ido ya demasiada gente. ¿Qué hace falta para que llegue la jodida revolución?

Eso mismo nos preguntamos. Nosotros nos dedicamos a hacer música, ese es nuestro oficio.

Vuestra última canción finaliza con un párrafo que creemos hace un perfecto análisis de muchos asuntos que están ocurriendo hoy día. Quizás falta de iniciativa o ausencia de ganas para cambiar las cosas. Así que la pregunta es fácil: “¿Para qué, para qué volver, para qué si aquí hay mucho más de lo que siempre quisimos tener?”

Los personajes de esa canción se hacen esta pregunta tras realizar una especie de huida que, en cierto modo, les acaba acercando mutuamente y alejando del resto del mundo. De ahí viene esa pregunta y en base a ella toman sus decisiones.

Por último, y tras hacer un repaso a ese discazo que este verano va a degustarse y disfrutarse de festival en festival… ¿Bill Murray, Quijote o Sancho Panza?

Como habrás podido escuchar en el disco nosotros somos más de referencias  geográficamente cercanas. Pero los cuatro somos muy fans de Bill Murray que, al fin y al cabo, como bien dice este artículo, es gente como uno.

La imagen es de Gustaff Choos ©

 

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.