Pánico en las tablas

Un mismo decorado para distintas secuencias. Tres amigos: Leo, Max y Joni, estos dos a su vez hermanos. Los tres tienen problemas. ¿Los querrán (sabrán) afrontar?

Esta comedia finlandesa de Mika Myllyaho en España con versión de Fernando J. López y dirección de Quino Falero, ha sido un éxito rotundo en medio mundo. No es de extrañar si disfrutamos de Guillermo Ortega, Felipe Andrés y Mon Ceballos los tres actores protagonistas,  que con maestría y en estado de gracia nos llevan a ese momento de ‘Pánico’, “la palabra prohibida” que da título a la obra.

Desde pertenecer a los boy scouts hasta convertirse en terapeuta ocasional, presentador de éxito o ingeniero angustiado sólo se necesitan unos años, situaciones inverosímiles y no querer, o no saber, afrontar sus desdichas.

Me acomodo en la butaca de Ángel Martín en el Teatro Lara y pronto me doy cuenta que en la obra hay mucho más que escenas locas o disparatadas. Me percato tan rápido como tarda en aparecer el homenaje a Almodóvar. Pero el reconocimiento a Pedro también se extiende a Neruda a Mick Jagger, a Tina Turner, hasta al Dalai Lama, Leo Messi, e incluso alguno más que seguro que me olvido. Ya he comentado en alguna ocasión que para mí todo lo que respira aroma a Pedro me resulta fascinante y en esta obra la dicotomía madre-hijo, las cárceles de  nuestras vidas o las sillas de Pina Bausch también lo son.

Mientras Leo no quiere volver a casa, Max no puede salir y Joni no sabe lo que (no) quiere, el patio de butacas ríe. Fuerte. A carcajadas. Todo perfectamente trenzado con una buena música que acompaña siempre a la penumbra para marcar las elipsis.

Acudid a disfrutar de esta representación. Merece la pena. Mucho.

P.D. ¡Víctor Jara! Ya sabía yo que alguno me olvidaba.


[kads id=”11780″]

 

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.