No apta para gordos: ‘Chef’

No lo entiendan mal. Aquí gordo no se refiere a obeso, sino a ‘obsesos’. Aquellas almas que se sienten una fijación especial por la comida y que son amantes del buen yantar. No es un calificativo que trate de catalogar por talla de pantalones sino por los deseos que pueda despertar un buen plato, jugoso y elaborado. Y es que a menos que no vayas con cantidades ingentes de palomitas, o con cargamentos más que generosos de chucherías y variados, si eres de ese tipo de personas, lo vas a pasar mal. Bueno, mejor dicho, vas a pasar hambre.

La fotografía de esta película es predecible y básica en el género, el cual está ahora muy de moda; la cocina. Lo que tampoco quita que esté realmente bien hecha. Lo cierto es que es una comedia simple y de libro, un tanto rosa, aunque no romántica, y donde centra la historia en la relación paterno-filial, y no con la mujer, cosa que, por lo menos, se agradece. Jon Favreau, el director y protagonista del filme, elabora una historia divertida, rodeado de buenos actores, pero sin más fin que el de contar una historia. El trasfondo es muy sencillo, aunque muy apropiado para la época. No solo porque el mundo de la cocina este pegando fuerte, sino por la imagen de empezar de cero, en crisis, tanto económica como emocional, ya que suelen ser conceptos que van de la mano, y el poder de impacto que tienen las redes sociales. Incluso se plantea el cómo puedes limpiar tu nombre con la misma herramienta que te lo ensució.

Los actores, sí, son buenos, o al menos queridos por el público. Dustin Hoffman, Scarlett Johansson, Sofía Vergara, Robert Downey Jr, Oliver Platt… Al menos los recuerdas de otras grandes obras suyas y te invita que te ilusione verlos en pantalla. Pero, al igual que la trama y el argumento de la película, son llanos y sin sustancia. Papeles que ganan por su recorrido y no por lo que interpretan.

Como mínimo se le agradece que sea distinta en la sustancia, aunque no en la esencia. Es decir, al final consigue lo mismo que las demás, pero por lo menos con otras maneras. Pero sin más, es el mismo plato combinado número 5 típico de todo buen bar, pero con materia más fresca y una presentación distinta a la de las demás. En definitiva, es el mismo plato de siempre, pero con otros ingredientes principales.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.