A mí también, lo único que me importa es que sepan volar

Una joyita, verdadera joyita es lo que es ‘El lado oscuro del corazón‘, película escrita y dirigida por el fantástico cineasta argentino Eliseo Subiela. Fue estrenada el año 1992, sin embargo, hasta ahora sigue impactando cual primera vez. Y es que, quizás técnicamente no es una invención, sin embargo, posee un guión que acaricia el alma.

La trama la desarrolla Oliverio (Darío Grandinetti), un poeta que es acosado constantemente por la muerte. (Esto es, de alguna u otra forma, tan familiar en todos los artistas) Él, anda en busca de «la mujer», aquella que sabe volar.

La coprotagonista del filme es Ana (Sandra Ballesteros), una prostituta que considera «buenos tipos» a quienes gustan de la poesía. Todo transcurre entre la cotidianeidad de Buenos Aires y Montevideo, empapada de poesía verbal y visual.

Subiela consigue que concibamos la película, con la poesía como el lenguaje del amor y la soledad. Y es que, que el protagonista responda alguna insinuación con un verso en total naturalidad, y con semejante nivel de verosimilitud, es un trabajo que Subiela ha conseguido muy bien. Además, como si no fuese suficiente el deleite de los versos, en la pantalla, aparece el señor Mario Benedetti declamando.

El guión posee versos de tres poetas latinoamericanos, Gelman, Girondo y Benedetti.  Y puede que no os guste alguno de ellos, pero la fuerza radica en el no separar poesía de la vida, de lo que hay, de lo que somos, de lo que queremos ser y de lo que, quizás, nunca seremos. Otro acierto que tiene esta pieza audiovisual, es develar la condición social que tiene el poeta. Sin tapujos, sin parafernalia, Subiela nos grita en la cara que el poeta es un soñador que ha aprendido a volar a pesar de que el mundo arde en llamas. Pero nos recuerda, a la vez, que el poeta también, necesita comer.

Algunos clasifican la película como una pieza surrealista,  y quizás si, y quizás no. La realidad de un artista es tan inverosímil que a veces lo surreal es el día a día.

Si es que no conocéis ‘El lado oscuro del corazón’, no perdáis más tiempo, y si es que ya habéis tenido la fortuna de deleitaros, servid otra copa de vino y ponedle play, que vale la pena volverla a ver.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anteriorDomingo
Artículo siguienteLas noticias más sonadas de 2015
Carolina, la que a la luna llena es Penélope y a la luz del sol Raquel. Carolina, quien un día despertó y se dio cuenta que tenia tanto de Sofía como de Margoth. Y al final de cuentas, en el espejo no veía mas que a una Madamme Bovary. La que se enamoró de todos los colores y aprendió a dibujar en el aire. Carolina, la que ha sido nombrada "Miss inoportuna" en varias ocasiones y sin embargo, aún es capaz de apostarlo todo. Carolina, la periodista que tiene un bolígrafo rosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.