‘Mejor la ausencia’, la violencia de crecer

'Mejor la ausencia' principal

Busco en los libros pistas que me reconcilien con la niña que fui, historias que me permitan perdonarme que, al final, crecí demasiado. Si echo la vista atrás me recuerdo cumpliendo años sin sentir que me estaba haciendo mayor. Lo anhelaba. Y, al final, este tránsito, que suele venir en forma de profundo mazazo o desilusión, nos hace querer volver al punto de partida.

Pienso en dos versos de Alejandra Pizarnik, que siempre me han estremecido de puro inquietantes:

Recuerdo mi niñez
cuando yo era una anciana

Crecer siempre implica alguna forma de violencia, contra uno mismo o contra aquellos que quieren imponer su autoridad. También alguna forma de búsqueda para no dejarse devorar por el entorno o por un sistema que nos hace preguntarnos por qué las cosas son como son y no como deberían ser.

Todo esto, y mucho más, lo encontramos en las páginas de ‘Mejor la ausencia’ (Galaxia Gutenberg), de Edurne Portela, un libro que me ha demostrado que vuelve a ser un placer —macabro— redescubrir, de alguna manera, la adolescencia en palabras ajenas y en todas aquellas canciones.

La Polla, Eskorbuto, Extremo, Kortatu… sonando en un pueblo  junto al Nervión durante los años 80 y 90, donde todo es heroína, pelotas de goma, gases lacrimógenos y consignas asesinas adornando las paredes; donde todo, se podría decir, es violencia. Como la familia destruida de Amaia, la pequeña de cuatro hermanos, la niña, después adolescente, por último mujer, que se empeña en sobrevivir entre tanto dolor.

Porque crecer también es incertidumbre, ira, miedo, enfrentamiento, dolor ante una madre que no sabe o no puede estar a la altura, ante un padre que desaparece y daña, ante la primera muerte, la que transforma para siempre la vida.

Es imposible salir ilesa de esta aventura, también de esta novela que rebosa honestidad. Una obra que se mastica, se canta y nos remite a otros libros, a otros autores, muchos de los cuales los leí cuando tuve la edad de Amaia, lejos del Nervión, pero con la misma rabia contenida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.