‘Master of None’, bienvenida sea la comedia inteligente

Las diferencias más notorias entre el cine y la televisión se conciben a través de los argumentos que ambas pretendan explotar. En el caso de la comedia, Hollywood se manifiesta por medio de proyectos tan cuestionables como poco convincentes, así ninguna de las dos plataformas se salva de este fenómeno que comprende una cantidad desorbitada de productos que sólo ratifican lo que representa caer en los lugares comunes.

Sin embargo, en algunas ocasiones surgen ciertos eventos que demuestran que se puede erradicar el nocivo arquetipo que impregna a la comedia de hoy en día. Con ‘Master Of None’, Netflix le da una bofetada a las formas de hacer reír en televisión, recordándole al espectador —y, muy especialmente, a la industria— que el humor tiene que ir absolutamente de la mano con la inteligencia y los temas serios.

Conocía poco de Aziz Ansari antes de la serie, más allá de su dilatada carrera en el mundo del stand-up americano y alguna que otra pasantía en títulos como ‘Scrubs’, ‘Reno 911!’ o ‘Parks and Recreation’. Aquí Ansari evidencia su talento innato. Y es que estamos hablando de un tipo que produce, dirige y escribe para la serie que él mismo protagoniza, y en todas esas facetas nunca deslucen ni él ni su producto.

Después de hablar de nuestro personaje ¿hace falta decir que es de origen indio? Eso es lo de menos, y de eso trata ‘Master of None’, que trata en cada uno de sus diez redondos episodios de cargarse los diferentes estigmas que tanto daño le hicieron a la televisión o, en definitiva, al mundo del entretenimiento.

Dev (Aziz Ansari), es hijo de inmigrantes indios, vive en Nueva York y se gana la vida haciendo algún que otro comercial para televisión o actuando en películas de bajo presupuesto, no tiene acento, no es  torpe, no conduce un taxi o maneja un supermercado, tiene tanta o más suerte con las chicas que cualquier otro personaje de alguna ficción americana, no es el amigo étnico en un grupo de blancos, porque se rodea de otras minorías: tiene un amigo asiático, otro judío y su mejor amiga es lesbiana. Dev puede acostarse con cualquier chica blanca, porque probablemente estemos en presencia de la única serie que no hace de este escenario una excusa para hacer chistes.

En ‘Master of None’ no se percibe humor simplón. En cambio, abunda la reflexión y la crítica social sin dejar de ocuparse en desarrollar al personaje principal. Hay episodios contundentes en su mensaje, aquellos que reflexionan sobre las relaciones, la decisión de tener hijos, el trato a las personas de la tercera edad y los inmigrantes que buscaron el «sueño americano». Un carácter crítico que adquiere su punto más álgido en el cuarto capítulo, ‘Indians on TV’. Éste trata de evaluar el papel de los actores indios en la industria del entretenimiento y la ausencia de roles importantes para los mismos. La positiva recepción de la cual gozó el argumento la pone en camino a una segunda temporada que se presume será estrenada el próximo año. Un hecho que consolida a Netflix en materia de proyectos humorísticos con trabajos como la sonada serie autoría de Tina Fey, ‘Unbreakable Kimmy Schmidt’, o la sátira animada ‘Bojack Horseman’.

La serie de Ansari se erige como una de las más gratas sorpresas de la plataforma streaming y supone un cambio bastante considerable y original para un género que necesita  con urgencia refrescarse y terminar de evolucionar. Sin muchas pretensiones, sin estrellas de renombre en su reparto, pero con una excelente puesta en escena e inteligentes diálogos, ‘Master of None’ se presenta como una alternativa que va más allá del tradicional sitcom americano.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.