‘Malerba’, el hombre entre la muerte y la cárcel

«Este libro podría parecer una formidable novela negra, pero es una historia real», escribió Le Figaro sobre ‘Malerba’. Cuando nos adentramos en la historia de Antonio Brasso —pseudónimo que utilizó Giuseppe Brassonelli— cuesta creerlo por momentos, pero somos muchos los que estamos convencidos de que la realidad supera a la ficción y por eso nos enganchamos, hipnotizados, a vidas que merecen ser relatadas. Brassonelli escribió sus memorias en la cárcel, explica en estas páginas qué razones le habían conducido allí y, con la ayuda del periodista Carmelo Sardo —que ya tenía tablas en el asunto, había perseguido a mafiosos y cubierto varias guerrillas de esta índole—, convirtió sus vivencias en un libro. Mondadori editó el texto en 2014 y ahora, gracias a Malpaso —un estupendo acierto por el que debemos felicitar a la editorial—, nosotros podemos disfrutarlas en español.

Malerba (“mala hierba”) es el apodo con el que muchos conocían a Antonio Brasso cuando era un chaval. Estrenó simultáneamente la adolescencia y la consciencia de que en su Sicilia natal (en realidad, ¿acaso no sucede lo mismo en todo el mundo?) existían leyes al margen de la democracia y del Estado que sólo respondían al dinero, el poder y las armas. Siendo quinceañero constató que el dinero fácil da una libertad casi ilimitada y una extraña sensación de felicidad; proveniente de una familia humilde, Antonio decidió que nunca llevaría una vida de estrecheces y se enroló de modo prematuro en una espiral de extorsiones y violencia. Se convirtió en un hábil tahúr y empezó a desplumar a jugadores y a casinos mientras se desgastaba la vida noche tras noche. Pero el giro brutal llega cuando Antonio se ve envuelto en una masacre dirigida a su familia, en la que murieron varios parientes y un buen amigo y de la que escapó con vida de milagro. Brasso, que a la sazón sólo tenía 20 años, se refugió en Hamburgo, ciudad desde la que planeó con toda la sangre fría su respuesta, que aún se haría esperar unos años. Y así es como nos atrapa esta autobiografía que se inicia con cierta calma hasta que se desata la tormenta que nos lanza a un escenario estremecedor.

Con ‘Malerba’ —narrada en primerísima persona y sin obviar ningún detalle— viajamos continuamente de Italia a Alemania y viceversa acompañando a un prófugo que busca vengar a sus seres queridos y que tiene el valor de enfrentarse directamente a la Cosa Nostra. Entre drogas, juego ilegal, vendettas y prostitutas parece desplegarse ante nosotros un guión cinematográfico que parece salido de algún maestro del cine negro. La narración se ve interrumpida cada tanto por las reflexiones del Giuseppe preso, que desde su celda echa la vista atrás y muestra su lado más humano. Convertido en otro hombre, el ex capo vuelve sobre sus pasos y se declara arrepentido, pero se niega a colaborar con la Justicia —lo cual redundaría en su favor y le permitiría vivir bajo protección, o al menos, disfrutar de ciertos permisos—. Vivió en un régimen penitenciario infernal por permanecer fiel a sí mismo y, pese a haber sido ingresado en la cárcel casi analfabeto, estudió y se convirtió en un preso ejemplar hasta graduarse en Filosofía: ‘Malerba’, que es un reguero de sangre que mancha nuestras manos pero también la historia de la transformación de un ser humano, se alzó con la victoria del Premio Sciascia en 2014. Hoy Brassonelli sigue tras los barrotes esperando a la muerte, de la que se salvó hace 30 años justos y que ahora parece mirarle a los ojos.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.