«Me encantaría que este corto no existiera»

Luis Cámara

El pasado mes de octubre, durante la clausura del VII Congreso para el Estudio de la Violencia Contra las Mujeres, celebrado en Sevilla, la escritora Pilar Aguilar  explicó el poder de la ficción audiovisual como «una pieza clave y esencial de la educación emocional» que tiene «un poder impresionante que te puede vender cualquier cosa incluso en contra de tus valores». Entonces, habló no sólo de la necesidad de «desmontar los grandes relatos» que legitiman el machismo, sino también de «crear nuevos relatos donde las mujeres sean protagonistas».

Nuevos relatos como el espléndido, contundente y necesario cortometraje de un minuto ‘¿Qué quieres ser de mayor?‘, de Luis Cámara, con quien hoy hablamos de cine y feminismo.

Contar la violencia machista en un minuto no parece tarea fácil y, sin embargo, lo consigues, con éxito. ¿Cómo? 

Una de las cosas del ser humano que más me aterran es su capacidad para hacer daño, su creencia de superioridad de unos sobre otros, su sentimiento constante de pertenencia y un materialismo tan exacerbado que le lleva hasta la apropiación de otros seres  humanos. He contado esa violencia desde la rabia, desde la incomprensión, desde la complicidad, desde el sufrimiento y empatizando con tantas mujeres que sufren cada instante este mal endémico. Creo que el mostrar mi dolor desde mi interior más profundo puede haber creado una atmósfera de verdad que llega al espectador.

¿’Qué quieres ser de mayor’ no habría existido sin…?

Tantos y tantos hombres que hacen daño a tantas y tantas mujeres. Me encantaría que no existiera este corto porque significaría que no hubiera tenido necesidad de denunciar un hecho tan terrible como la violencia machista.

El guión fue distinguido en la 91ª gala de los Gustavitos y lo cierto es que, aunque breve, es capaz de pegarle un golpe en la mesa, con un poso de tristeza, al maldito patriarcado. ¿Cuánto de cine es la palabra? 

Yo pienso que la palabra es el único arte que diferencia a los humanos del resto de los animales. Pintar, esculpir, construir lo hace cualquier especie, con igual o incluso mayor maestría pero hablar, escribir, componer desde las letras sólo lo hace el ser humano. El cine engloba todas las artes posibles, es un conglomerado de especialidades artísticas admirable pero sin la palabra no existiría, porque para cualquier proyecto por pequeño o experimental que sea necesitamos una estructura literaria detrás. Y si le damos la vuelta a la pregunta, una sola palabra podría ser una película entera, como ha dicho Coppola en alguna ocasión: Cada vez que tenía alguna duda en el rodaje de ‘El Padrino’ pensaba en «sucesión», que es la palabra que le inspira toda la trilogía.

¿En qué te has inspirado? ¿Cuáles han sido tus fuentes? 

Almodóvar siempre aparece de manera espontánea cuando me siento a escribir un guión, cuando una casualidad de la vida me lleva a pensar en una historia determinada o cuando imagino cómo estructurar en imágenes una secuencia. Supongo que de forma natural mi mente se pregunta que cómo lo haría él. Este proyecto tiene mucho también del Alejandro Amenábar de ‘Tésis’ o de ‘Himenóptero’. Decidí contar la historia con una cierta desestructura, influido por las nuevas tendencias modernas de narración que salen de la continuidad para sin tirar de flashbacks contar las cosas de otra manera.

Luis Cámara y Naomi Morales
Luis Cámara y Naomi Morales, protagonista de ‘¿Qué quieres ser de mayor?’

¿Qué esperas que quieran ser las niñas cuando sean mayores?

Espero que no quieran ser libres porque ya lo sean, y confío en que quieran ser lo que les apetezca ser y no lo que les dejen ser.

Algo ha cambiado desde las protestas históricas del 8 de marzo. ¿Qué papel crees que debe tener el cine en todo esto? 

Pues como reflejo del sentir de una sociedad que es creo que debe tener un papel crucial, tanto en la propuesta de temas como en el desarrollo de las mismas y en el reparto de roles dentro de las producciones. Es una industria muy sensible a las reivindicaciones sociales y aunque es un negocio como parte prioritaria, lo es también de una forma un tanto especial, porque se nutre del ocio del espectador y para que este disfrute debe ir de la mano de los progresos que en la sociedad vamos adquiriendo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here