Un libro para los que echamos de menos a Javier Krahe

«Resulta difícil hablar de Javier Krahe, porque nadie habla como él hablaba». Así recuerda El Gran Wyoming a Javier Krahe en el texto que abre ‘Zozobras completas‘, un libro que se publica mañana como testimonio imprescindible del legado del maestro y que recoge las letras de todo su cancionero, más las de tres temas que no llegaron a editarse.

«Dedicaba horas a un verso si se le resistía y dejaba la canción inacabada si no encontraba la palabra exacta. Cualquiera de sus canciones, la que sea, la más tonta y liviana, está hecha con la maestría del que sabe. Claro, que él tenía un truco: Podía detener el tiempo», dice también Wyoming. Aunque, me vais a permitir, que de todo lo que se ha dicho de Krahe —desde que nos dejó un maldito día de julio e incluso antes— yo me quedé con algo que aquí escribió el compañero Max Depre:

«A veces pienso en ti, incluso vestida». Y pum, todos al suelo. Como musulmanes a La Meca, todos los que dicen ser poetas deberían dirigir sus oraciones hacia la casa de Javier.

Y punto.

El libro también recoge ‘Tres sonetos de amor para Javier’, que le dedica Joaquín Sabina, quien lo presenta como su hermano, su cómplice, su cuate, su maestro. Eso sigue siendo Krahe, el maestro en quien todos y cada uno de nosotros, todos los que alguna vez cogemos un papel y un boli, deberíamos mirarnos. Y así el arte sería más arte. O, simplemente, más.

Miguel Tomás-Valiente firma un prólogo, en el que sentencia algo hermoso: «Todas las canciones de Krahe, todas, son brillantes destellos de ingenio«. De in-genio. Sin duda.

El libro se presentará durante el concierto homenaje que algunos de sus amigos más cercanos le dedicarán el próximo 20 de noviembre, cómo no, en la Sala Galileo.

La mala, y la buena, noticia es que las entradas se agotaron en horas

«El humor, el amor, la ironía, la galantería, la firmeza y la gentileza se resumen en esas sonrisas que la figura de Krahe trae a nuestros pensamientos y corazones. Queremos con este concierto descongelar esa sonrisa que se cuajó el día de su muerte en el pasado julio de 2015. La propuesta del concierto es de dimensiones moderadas en el tiempo y en el espacio, una duración de tres horas en un recinto de capacidad media. El mundo de Krahe, donde la palabra es el único efecto especial, encauza este proyecto hacia un montaje sencillo», explican los organizadores, el Trío de Krahe —Andreas Prittwitz, Fernando Anguita y Javier López de Guereña—. Junto a ellos estarán, entre otros, Carmen Linares, Joaquín Sabina, Pablo Carbonell, Eva Hache o Tomasito.

Decía también aquel día Max Depre, con el dolor en las puntas de los dedos, que Javier se había ido «sin cobrarse todo lo que le debíamos, porque hasta para eso era sencillo y genial».

¡Qué bonita manera estas zozobras de empezar a devolvérselo!

Fotografía: Pepe Varela ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.