‘La canción pop’, otra vez el desencanto de una generación

Piensa en las canciones que has querido cantar, las ciudades donde has querido vivir, los idiomas que pudiste aprender. En los conciertos a los que no pudiste ir y a los que fuiste a darlo todo. En las noches que no se acababan, en las veces que pensabas que no podías parar de reír o cuando no lograste dejar de llorar. Piensa en todas las veces que escuchaste a tus amigos hablar de lo que querían ser de mayor, en las veces que creíste estar enamorado y en esas otras en que tu corazón estuvo tan roto que apenas conseguías mantener el equilibrio.

Podría parecer un tema de La habitación roja, pero es el arranque de ‘La canción pop’, de Raúl Portero —escritor y cineasta—, que llega mañana a las librerías, de la mano de Dos Bigotes.

Utilizando referentes que van desde Sigur Rós a Radiohead, de Rafa Spunky a Marilyn Manson o de la Nouvelle Vague al cine de Xavier Dolan, la obra reflexiona sobre el paso del tiempo y la inocencia perdida.

Simón tiene que viajar de Londres a Barcelona para asistir al funeral de Carlos, uno de sus mejores amigos. La noche después del entierro, todos se dan cita en el piso que sirvió de punto de encuentro en su juventud y la reunión termina fuera de control. Las desilusiones, el rencor, las esperanzas, el desencanto, el choque con la realidad, el amor, las drogas y el sexo entran y salen de la mano de unos personajes desorientados y en permanente estado de duda.

Este reencuentro entre un grupo de amigos que han crecido —casi sin darse cuenta— y a quienes les duelen los huesos de tanto correr le sirve a Raúl Portero para evocar con precisión y melancolía la tristeza, la crueldad y la desolación de esa generación nacida en los 80 que se busca a sí misma en las grandes ciudades.

Imposible no sentir una pizca de empatía.


[kads id=”15604″]

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.