‘Kung Fury’: exceso ochentero

«Si has vivido en los 80, no puedes perdértela». Ésta podría ser, perfectamente, una de las frases que mejor definan lo que uno puede encontrar en el visionado de ‘Kung Fury‘. Y es que todo en ella es exceso, homenaje puro y duro a una década y al cine de género que se filmaba en esos años.

En ‘Kung Fury’ todo vale y nada aparece por azar. La típica comisaría, el agente de la ley que va por libre, el compañero muerto… y, a partir de ahí, desfilan una serie de personajes que, como mínimo, sacarán nuestra sonrisa una y otra vez, poniendo a prueba la capacidad de aceptar lo que estamos viendo: ninjas, pandilleros, una máquina recreativa desatada destrozando una ciudad, un hacker, viajes en el tiempo, explosiones, dinosaurios, vikingas, el mismísimo Thor y, por supuesto, el mayor de los malvados: Adolf Hitler.

¿Cabe algo más dentro de una película de 30 minutos? Por supuesto, pero tampoco queremos desvelarlo todo. Sólo nos gustaría destacar que cualquier mínimo detalle ha sido cuidado, desde la música hasta las continuas referencias al imaginario colectivo de una década inolvidable para muchos. Cada segundo rezuma sabor al mejor cine de serie B, lanzándose al vacío a través de continuos combates, efectos especiales y humor, mucho humor, en un trayecto tan excesivo como placentero. Aquí no importa si la película es buena o mala, si tiene errores o no. Lo realmente relevante es el viaje que propone y la diversión que es capaz de ofrecer. En esto, sin lugar a error, el éxito de ‘Kung Fury‘ está fuera de toda duda.

Nacida a través de un proyecto de Kickstarter, con una meta inicial de 200.000 dólares y superando los 600.000 gracias a 17.713 patrocinadores, ‘Kung Fury‘ ha supuesto un éxito sin precedentes dentro del amateurismo en el mundo del cine, consiguiendo millones de visitas tras su estreno mundial en YouTube hace menos de una semana. ¿Cómo? ¿Que aún no la has visto? ¿A qué esperas? Saca tu lado ochentero, abre tu mente y, simplemente, disfruta.

Con todos vosotros… ¡’Kung Fury’!

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.