Una infancia de amapolas en Irak

«Lleno de encanto y de melancolía, este libro vuelve a dar vida al Irak de antes». Lo dice Fabrice Piault, de Livres Hebdo, y se refiere a ‘Las amapolas de Irak’, un hermosísimo cómic, que ha llegado a las librerías gracias a Astiberri.

Lewis Trondheim —el autor de ‘Mis circunstancias’, ‘Desocupado’, o ‘Lapinot y las zanahorias de la Patagonia’—, deja de lado los animales antropomórficos para dibujar la infancia de su mujer, la colorista Brigitte Findakly, en el Mosul de los años 60.

amapolas Irak

Nacida en Irak, de padre iraquí y madre francesa, pasó su infancia en esa ciudad del norte del país en una época donde, mucho antes de la llegada al poder de Sadam Husein, van encadenándose golpes de estado y dictaduras militares. La vida de la familia se ve afectada por las aberraciones de la dictadura y sus repercusiones en la vida cotidiana, hasta su exilio en Francia a principios de los años 70.

En este cómic a cuatro manos, que se publicó en parte en la web del diario francés Le Monde, la guionista comparte la nostalgia de los que dejaron su país de origen y los escasos vínculos que subsisten, repasando las costumbres y el modo de vida de aquel entonces, las revueltas de aquellos años, la paranoia del espionaje y la convivencia entre religiones diferentes, tendiendo puentes con la situación actual del país.

En un momento en que la historia de Irak se borra a fuerza de explosivos y la memoria se difumina poco a poco, este relato reúne los recuerdos de una niña, de una familia y de un país entero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.