‘El exorcista’, respetable e interesante homenaje, hasta ahora

Intento ser positivo cada vez que algún clásico del cine da el salto hacia el formato televisivo, o viceversa. Puede que lo que fue pensado inicialmente para una plataforma nunca termine de cuajar en otra, si bien no puedo negar que existen productos que han sobrepasado este fenómeno y han tenido un éxito relativo, otros se han quedado en el olvido.

Sacar conclusiones en torno a cuál de estos dos escenarios pertenece la nueva ficción de FoxEl exorcista‘, es bastante apresurado por motivos más que obvios —porque el visionado nos alcanza sólo para cuatro interesantes episodios que sirven para integrar al espectador en la propuesta—, pero resulta fácil darse cuenta de que el argumento quiere ir mucho más lejos de lo que hasta ahora hemos presenciado. De aquella soberbia cinta dirigida por William Friedkin —que a día de hoy sigue siendo considerada la más terrorífica del género— han pasado 43 años. Los gustos varían cada década y al evolutivo público no le causan tanta impresión los argumentos del pasado, pero con este filme hay algo infalible: Sigue dando miedo, manteniendo una esencia atemporal, que no muchos se dan el lujo de destilar en un género tan maltratado como desvirtuado por el cine contemporáneo.

Y de aquella película —que adapta la novela de William Peter Blatty a la serie del showrunner Jeremy Slater— sólo quedan guiños, pero probablemente esa sea la estrategia más efectiva para el éxito de la historia, el parecerse menos a la cinta original. Es innegable que hay una clara intención de respetar ciertos elementos que son inherentes al clásico de culto: la joven atormentada, el inminente drama familiar, un personaje escéptico frente a la tragedia. Pero ‘El exorcista’ no se enfoca en exhibirse como una copia lineal de sus contrapartes, utiliza los recursos mencionados para originar una identidad propia que da pie a presagiar un interesante futuro argumental que en buena parte dependerá de la receptividad del publico. Ya hemos sido testigos anteriormente de cómo piezas destacadas sucumbieron ante la complejidad que pregonaron, como ‘Hannibal’, de Bryan Fuller, por ejemplo.

exorcista

‘El exorcista’ se sitúa en la actualidad pero se maneja con una estética tradicional que se deja disfrutar, con un guión que toma como inspiración determinados casos de posesiones de la última década, una característica que dota a la historia de una profundidad que atrae.

A todo ello se suman las correctas interpretaciones de su reparto. Alfonso Herrera hace de principal y no dudamos del imparable ascenso del intérprete mexicano en Hollywood, pero lo de Ben Daniels y Geena Davis —dos personajes fuera de los focos mediáticos, pero de infravalorado talento— no se puede obviar. El primero deja de lado su intrascendente papel en ‘House of Cards’ y consolida una puesta en escena formidable. Por su parte, Davis —en un intento por encaminarse en un proyecto de perfil comercial— responde a la expectativa generada.

No estamos ante una serie redonda ni mucho menos. Sin embargo, la balanza arroja más aciertos que desaciertos para una propuesta que, a priori, resultaba una jugada arriesgada de antemano. Sólo el tiempo dictará los caminos de una historia que, sin ánimo de hablar prematuramente, me ha sorprendido en ejecución y forma.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.