«El lavabo es una de las cosas que hacen que un viaje valga la pena»

Siqui Sánchez (Granollers, 1962) es un fotógrafo especializado en fotografía náutica y aérea que un buen día decidió salirse de los temas tratados habitualmente por el fotoperiodismo para dedicarse a fotografiar váteres del mundo en un proyecto titulado ‘Toilet Planet’. No por una cuestión de pura rebeldía, sino porque consideró que hay temas marginados por los medios de comunicación que nos pueden explicar muchas cosas sobre las personas. Explica que si buscamos las similitudes entre un submarino nuclear anclado en Honolulu y un monasterio budista en el Tibet, veremos que tienen una cosa en común: en los dos lugares hay un lavabo. Considera que el fotógrafo tradicional es una especie en extinción.

¿Qué puede explicarnos un lavabo?

A través del lavabo podemos entender muchas cosas de la sociedad en la que se encuentra. El más obvio es el nivel de vida que va ligado al interés u obsesión por la higiene. Más allá de esto, a partir del lavabo podemos deducir sus valores, su educación, el respeto —o la falta de— por lo público. También sus tabúes, sus prejuicios, si valoran o no la privacidad. Un retrato bastante completo y que acostumbra a ser fiable.

¿La idea de hacer este proyecto nació en un lavabo?

No. La idea surgió poco a poco, como consecuencia de bastantes viajes en los que pude ver cosas muy sorprendentes que merecían ser tratadas como un conjunto ordenado y con sentido.

¿Cuándo empezó el proyecto?

En 2012. Llevó tres años con él.

¿Aprovechó sus viajes por otros motivos profesionales para hacer este reportaje?

No, no. Hice dos viajes destinados exclusivamente a Toilet Planet. Uno de ellos fue directamente hacer la vuelta al mundo, llegando a lugares alejados como Australia. El otro fue por Europa y alimenté el proyecto también con fotografías hechas anteriormente en Estados Unidos.

¿Suele pasar mucho tiempo de su vida fuera de casa?

En esta profesión todo depende mucho del momento. Todo va variando constantemente. Hace dos años, por ejemplo, hice seis viajes. En cambio, el año pasado viajé solo una vez.

En las fotografías del proyecto los lavabos aparecen bastante limpios. Pero imagino que no siempre se los ha encontrado así. ¿En qué lugar recuerda más suciedad?

Por la parte baja la competencia es muy reñida. No obstante, no era mi pretensión hacer un catálogo de los horrores. Las fotos de lavabos terribles sólo aparecen cuando es estrictamente necesario y sirven para explicar alguna cosa.

¿Y en cuál recuerda más limpieza?

Es difícil señalar, pero por la parte positiva Noruega, los países nórdicos en general, se llevan el premio. Nada sorprendente según lo que hablamos en la primera pregunta.

¿En cuál se ha encontrado más cómodo, prácticamente como si estuviera en el de casa?

Como en casa en ninguna parte, vaya eso por delante. Dicho esto, en cualquier hotel más o menos digno te puedes encontrar cómodo. Otra cosa es el lavabo público en el sentido estricto. Ahí no se ha encontrado todavía la solución óptima.

¿Sólo fotografió lavabos públicos?

Sí. Hoteles, restaurantes, bares…

¿En qué se fijaba cuando hacía la fotografía?

Puedes fijarte en la ubicación. Por ejemplo, en Suiza fotografié un lavabo que se encontraba en la cima de una montaña nevada. O en Arizona otro en medio del desierto. Pero también me fijo en las peculiaridades locales, como en Italia, donde fotografié uno forrado con pinturas renacentistas. Y hay otros que simplemente por su estética o particularidad ya llaman la atención de cualquiera.

¿Qué sensación busca que experimente el público observando sus fotografías?

Que les llame la atención. Y eso solo se consigue divirtiéndome yo y quedándome satisfecho de mi trabajo. ¿De qué sirve aportar más ruido a los millones de fotos que se hacen a diario en el mundo sino aporto nada diferente? Tengo que conseguir causarles interés, hacer reflexionar, que les haga pensar…

¿Qué se pierden las personas que solo quieren hacer las necesidades en el lavabo de su casa y evitan los ajenos?

Pues se pierden viajar, con todo lo que eso implica. El lavabo es sólo una de las muchas cosas que hacen que un viaje valga la pena.

¿Se ha encontrado habitualmente restos de droga, de condones o de alcohol en ellos?

Alguna vez, pero tampoco es la norma. Tal vez no visito los lugares adecuados.

¿Y se encontró miradas raras de las personas de alrededor cuando le observaban hacer las fotografías?

Aquí conviene ser discreto al máximo. Es normal que a nadie le guste tener un tipo rondando con una cámara mientras están con sus cosas, de modo que siempre procuro fotografiar el lugar cuando está desprovisto de gente. Hay casos en que es imposible, o el lugar es francamente espectacular. En esos casos procuro dejar a las claras mis intenciones sin disimular pero sin agobiar a nadie. Normalmente la gente se anima también a hacer fotos ellos mismos cuando te ven.

Todos sabemos que visitar el lavabo de tu hogar después de muchos días fuera es puro placer. ¿Es de los que goza especialmente con este hecho?

Como todo el mundo. Quien diga lo contrario miente, o tiene un grave problema en casa.

¿Por qué cree que se habla poco de los lavabos si poseen tanta relevancia?

Se habla bastante, pero a nivel privado, de barra de bar, de chascarrillo grosero. Es un tema que se presta mucho a la broma gruesa, y normalmente se excluye de las conversaciones que pretendan tener un cierto nivel. A raíz del proyecto he tenido la ocasión de hablar del tema muy a menudo y ha resultado ser siempre un tema de debate apasionante. Todo el mundo tiene su anécdota, su punto de vista, su opinión, y la curiosidad por conocer detalles de otras culturas es enorme.

¿Alguna vez le ha cambiado la impresión sobre una persona después de visitar el lavabo de su casa?

Afortunadamente no.

¿Qué tienen de particular nuestros lavabos respecto a los del resto del mundo?

Que son de pago. No en todas partes es así. Tenemos eso muy interiorizado porque uno de nuestros vecinos es Francia y allí también sucede, pero no es lo normal en el resto del mundo. Fuera se entiende que es un servicio público. Aquí tenemos poca pasión por lo público. Nuestros lavabos no son los mejores ni mucho menos.

Cambiando de tema. ¿El fotoperiodismo actual debe prestar más atención a temas poco tratados como éste?

No seré yo quién para dar consejos al fotoperiodismo, pero la vigencia de un tema es un asunto más complejo que el mero hecho de estar poco tratado. Lo que sí he notado es que es una cuestión que interesa enormemente.

¿En qué estado se encuentra el proyecto actualmente?

Después de viajar durante cinco años y dar la vuelta al mundo poco queda por hacer, aunque tengo todavía un par de viajes en mente para acabar de reunir material. El libro está a punto y a la espera de encontrar una editorial que esté interesada en publicarlo. El tema es universal y el texto breve, de modo que puede ser publicado en cualquier parte. En un par de meses quiero tener a punto una maqueta para presentar el proyecto a editores extranjeros, aunque tampoco descartaría poder editarlo en España.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.