«No todo lo que se escribe (y vende) como poesía es poesía»

Karim Chergui es profesor de Ciencias Políticas y de Sociología, pero en su doble vida es eso que se ha puesto de moda como «poeta de bar«. Es uno de los que pululan por algunos bares del centro de Madrid (Diablos Azules, El Dinosaurio, Aleatorio…) recitando versos propios ante un público que, quien lo diría, consume versos con la misma voracidad que cervezas. Es un convencido de la autoedición y tiene autoeditados dos poemarios ‘La Nadia que no veis’ y ‘Jacques y el mar’. Esta tarde presenta el tercero, ‘Blanca es la ausencia’, en Vergüenza Ajena a partir de las 19.30. Pero antes hablamos de poesía y de la vida, si es que acaso no son la misma cosa.

¿Qué es ‘Blanca es la ausencia’?

‘Blanca es la ausencia’ es una historia que puede leerse como una novela, pero que está contada a partir de poemas y pequeñas prosas. Trata de la ilusión y de la pérdida. Parte de la idea de cómo afrontamos la pérdida de aquello a lo que nos creemos absurdamente predestinados: en este caso el amor. Pero no habla de cuando tu novio/a te deja. Eso no es ninguna pérdida, porque ese tipo de ausencia se termina superando. El poemario habla de cómo gestionamos la verdadera ausencia: la muerte.

Es tu tercer poemario, ¿cómo ha ido evolucionando tu poesía, qué diferencias hay respecto a los anteriores?

Creo que desde mi primer poemario, mi poesía ha evolucionado hacia, básicamente, unos versos mejores. ¿Mejores desde qué parámetro? Desde el único que me interesa como poeta, desde el lirismo, es decir, describir algo desde una estética no evidente.

Pongámonos en contexto: yo llego al mundo poetil de Madrid hace dos años sin haber escrito nunca nada pretendidamente en verso. Entonces veo que mucho de lo que la gente recita en las jams de poesía y buena parte de los libros de jóvenes poetas que se publican se basan más en una idea de «escribir bonito» más que de escribir bien. Y no hablo necesariamente de estructuras, métrica y así, hablo de ir más allá de gustar utilizando cuatro juegos de palabras y cortando el verso de manera rándom. Eso puede quedar «bonito», pero a mí no me interesa.

A mí me interesa más, precisamente, lo que está haciendo ahora la generación anterior de poetas de bar (Batania,Silvia Nieva, Vicente Drü, José Antonio Pamies, Pablo Cortina, Giovanni Collazos, Bárbara Butragueño, Tulia Guisado, María Sotomayor  y tantos que me dejo), que, si alguna vez transitaron por él, ya han pasado por ese camino de «escribir bonito» y ahora, cada uno con su estilo, tienen una propuesta poética más sólida y que a mí me sirven de referencia.

Karim Chergui

El amor o la ausencia del mismo inunda todo el poemario, convirtiéndose, de alguna manera, en el protagonista absoluto de tus versos. ¿Sin amor no hay poesía o eso es sólo la idea romántica de la misma?

Nadie inventa nada. El amor-desamor, la muerte, el tiempo, la crítica social… los temas de la poesía son los temas que siempre han interesado al ser humano. Para mí el tema no es relevante, pero cada uno tiene sus peligros: no es sencillo no ser cursi al escribir poemas de amor, como no es sencillo no resultar panfletario al escribir poemas sociales. Lo que sí quiero es señalar una obviedad, que sin embargo, en la práctica se da mucho en el mundo de las jams de poesía: no por hablar de amor o de desamor con la voz afectada estás haciendo un poema: el tema no define el género de lo que estás haciendo. Si no, podríamos llamar «poema» a todo lo que escribimos en nuestro diario cuando fuimos adolescentes.

El poemario está lleno de referencias actuales, que no se limitan a la Literatura. Y pienso en eso que dijo Borges de “uno no es lo que es por lo que escribe, sino por lo que ha leído”. Habría que añadir y por la música que ha escuchado, las series de televisión que ha visto, el cine, el fútbol…

Totalmente de acuerdo. En mis poemas no tengo reparos en utilizar elementos de la cultura popular de nuestro tiempo, y Estos son las series, el cine, la música, el fútbol, internet… Si yo en un poema quiero hablar de la sensación de tristeza y vacío, cuando tiro de mi mochila para construir el poema, inevitablemente me vienen a la cabeza los dementores de Harry Potter, o si quiero hablar de la traición en un poema de amor, me viene la imagen de Figo dejando el Barça para irse con el Madrid. El poema funcionará mejor, claro, cuando esos referentes son compartidos. Pero lo más importante es que el verso sea bueno, no se trata de mentar o no a Harry Potter, se trata de hacer buenos o malos versos. Uno escribe entonces «y en el baricentro de los espejos/ me nacen mariposas de humo/ que entristecen a los dementores» y no es por querer congraciarse con un público joven, es porque no me sale una manera mejor de expresar ese sentimiento de vacío.

A todo esto, ¿qué es la poesía?

Para mí la poesía es un género literario. Aunque parezca que no digo nada con esto, mi intención es toda la contraria: frente al relativismo que está de moda ahora y que propugna que todo puede ser poesía, yo soy de los que reivindican que no, que, sin talibanismo, pero no todo lo que se escribe (y vende) como poesía es poesía, como no todo sonido es música.

Karim Chergui

¿Dónde vive el invierno?

El Invierno vive en nosotros y es la tristeza o la depresión, según sea un Invierno más o menos crudo. Como los inviernos en ‘Juego de Tronos’, nunca sabes cuánto puede durar… pero, a diferencia de estos, no pasan solos, de nuestros Inviernos tenemos que salir nosotros, no basta con esperar que pasen con el tiempo.

¿Crees que es posible escribir sin implicarse emocionalmente? Se dice por ahí que hay dos tipos de escritores: los que escriben sobre sí mismos y los que dicen que no…

El escritor profesional no necesita vivir para escribirlo. A quienes no tenemos las herramientas técnicas que tienen los escritores profesionales sí nos cuesta más escribir «poemas de ficción». De todas maneras, yo tengo asumido que quien lee o escucha poesía en una jam supone que todo es verdad. La de veces que me habrán preguntado si es verdad mi poema ‘La chica que me escogió a mí en vez de a Alejandro Sanz’…

Karim Chergui

¿Escribir sobre algo es decirle adiós?

Creo que no necesariamente. No creo en la escritura como exorcismo. Escribir sobre lo que te duele, no lo saca de dentro, sigue doliendo. Un día dejará de doler, y quizás algo haya ayudado el nombrarlo, el escribirlo, pero no es un remedio inmediato ni definitivo. A veces el efecto es el contrario, escribir sobre lo que duele es una manera de retener ese dolor. Muy masoquista y contra-evolutivo todo, pero así somos de imbéciles.

Cuéntame cómo vas a presentar ‘Blanca es la ausencia’.  

Me encanta las actuaciones en las que a los poemas les acompaña la música. Con los poemas nuevos yo ya había hecho alguna colaboración puntual poema-música (con Dani Mayo, que sonará en la presentación). En esta ocasión, el Bar Vergüenza Ajena no puede acoger música en directo, así que he preparado un vídeo en el que los poemas que leeré en directo los acompañaré con música instrumental de artistas conocidos.  Además, mi profe de violín, Ruth Rubio, ha compuesto e interpretado varios temas especialmente para la ocasión.

Y, para terminar, pregunta obligada: Yo te digo Bill Murray, ¿tú en qué versos piensas?

Tengo que decir que soy de esa generación en la que ‘Atrapado en el tiempo’ es un referente. Por eso,no es raro que el verso que me haya venido a la cabeza sea el de Celia Bsoul: «Trato de hallar/ la longitud exacta del invierno».

Karim Chergui

Los versos que acompañan esta entrevista pertenecen a ‘Blanca es la ausencia’.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.