El cine… mejor que rime: ‘Una noche en la ópera’

No existe el cine surrealista.

No existe el cine de humor.

Y si existe, a toda vista,

lo de los Marx es mejor.

No es toda su filmografía

lo que goza de esplendor,

pero esta pieza de valía

argumenta todo fervor.

Los hermanos pobres

en la risa prosperaron.

Enseñando sus mandobles

el guión perfeccionaron.

Al pulir tiempos en gira,

lo rodaron con buen tacto,

y cualquiera que lo admira

encuentra su ritmo exacto.

La comedia del absurdo

no puede ser superada.

Acercarse queda burdo,

la historia ya está trazada.

No importa tanto el guión,

siquiera sus personajes,

la clave es la medición

de degustar sus mensajes.

Así un bigote pintado

pasó a la historia del mundo.

Era de hablar afilado

y en contrariedad fecundo.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anteriorMessi contra Hart y poco más en el Camp Nou
Artículo siguienteEl Sound Isidro pone Madrid a bailar
Levantarse de la cama: hecho. Ducharse y comer algo: hecho. Ver una peli: hecho. Salir a comprar tabaco y alcohol: hecho. Leer un rato: hecho. Tontear por curiosidades en Internet: hecho. Salir a tomar unas cañas y charlar: hecho. Darse un poco de cariño: hecho, dos veces. Escribir una biografía para MurrayMag: demasiadas cosas, no da tiempo a hacerlo todo en un día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.