El cine… mejor que rime: ‘La vida secreta de Walter Mitty’

Hollywood no pierde oportunidad

para conectar con los pobres,

esos que trabajan sin descansar

sin sobresueldos en sobres,

esos que sueñan despiertos

que algún día serán libres,

esos que viven cubiertos

con mierda de los peores calibres.

Elegido el alter ego social

le pondrán en patinete

a viajar por tierra y mar

y superar cualquier brete.

No le faltará amorío

para salar el entuerto,

hay que darle algo de brío

entre planos contra el viento.

Con acertada música alegre

y buenos planos de paisajes

no existe el que no se integre

y empiece a hacer equipaje.

Las películas de autoayuda

son simples y previsibles.

Funcionan sin poner duda,

pero no resultan tangibles.

Son productos apacibles,

faltos de sensibilidad.

Ofrecen tardes compatibles

con siestas en el sofá.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.