‘Divergente’ y el ocaso de las sagas juveniles en Hollywood

La industria no perdona, pocas veces da tregua. El elemento comercial y el empuje monetario son razones suficientes para determinar el exito o fracaso de determinada franquicia. Eso ha pasado con la serie ‘Divergente’, cuyó pauperrimos números en taquilla han hecho que Lionsgate primero se viera en la obligación de hacer un abrupto recorte de presupuesto de cara al proyecto para luego tomar una decisión bastante inesperada: la de cancelar el estreno en cines y pasarla directamente al formato televisivo, con opción de relanzar parte de los argumentos en una suerte de serie spin off.

176 millones de dólares  ha recaudado ‘Leal’, último estreno de la franquicia, una  suma insuficiente para lo que dictan los escenarios mediáticos actuales, más cuando la penúltima película de la saga fue además fue vapuleada por la critica, incluso fue testigo de como los fans demostraron cierta apatía ante la historia. Así, la misma Lionsgate declaró hace algunos meses su decepción con el camino que había tomado la distopía adolescente, reconociendo cierta prisa en intentar estrenar un filme que claramente parecía inacabado.

La noticia supone la primera y mas contundente derrota para esa cuestionada estrategia de dividir el final en dos partes, un fenómeno de marketing que comenzó con Harry Potter y que han imitado otras muy comerciales y lucrativas  franquicias como ‘Los juegos del hambre’ y ‘Crepúsculo’. La historia de Verónica Roth puede que haya generado un buen numero de seguidores que fueron asiduos a sus libros; el argumento tomaba elementos ya tradicionales en el género: la división en estratos sociales, una fuerza mayor intentando la opresión; y, en escena, la heroína rebelde de turno… No parecía que iba a fallar la fórmula —incluso la trama era llamada a tomar el testigo de Katniss y compañía— pero tras una correcta primera película, una secuela bastante decepcionante y una tercera parte que dejó mucho que desear, los caminos se volvieron oscuros para la saga.

Hay que reconocer la poca capacidad del proyecto para atrapar a nuevos seguidores, su casi imperdonable olor a copia menos famosa de ‘Los juegos del hambre’ tampoco hizo mucho por ayudarla, no se le puede achacar mucho al argumento si tomamos en consideración el estándar de las sagas juveniles de ahora. La sobreexplotacion de elementos políticos en novelas adolescentes quizás sean un recurso que funciona en el apartado literario pero pasa algo al momento de trasladarlos a la pantalla. Le cuesta a Hollywood ficcionar argumentos que hagan uso de la rebeldía adolescente en estos tópicos, siempre ha sido así. Por eso, la aparición de más historias o novelas individuales que manejen esta temática empiezan a desvirtuarse y pierden ganchos por monotonía de los relatos, lo que provoca que estos tengan que valerse por  factores menos contundentes para el mensaje, ya sea a través de «la pareja de turno», efectos especiales (en algunos casos muy cuestionables), y una campaña de promoción a veces marcada en la banalidad.

Lo de ‘Divergente’ es, pues, una muestra bastante definida de lo que sucede con las adaptaciones para adolescentes desde hace algún tiempo, tras el final cinematográfico del joven mago creado por J.K. Rowling puede que hayan emergido propuestas interesantes para asumir el testigo dejado pero ninguna termina de ser redonda —incluso la misma ‘Los juegos del hambre’ dejó un sabor agridulce en sus dos últimas entregas—. Otras narraciones menos conocidas como ‘El corredor del laberinto’ y ‘El juego de Ender’ se enfrentan, precisamente, a la quimera de no poseer un público tan pronunciado como sus pares y terminaron perdiendose entre la demanda, cuando irónicamente sus propuestas resultaban mas originales. La misma suerte han tenido otras adaptaciones que han pasado sin pena ni gloria por la gran pantalla, ejemplos como el de ‘The Giver’ o ‘La quinta ola’, cintas que tienen puntos en común, como poseer un reparto a priori atractivo y con figuras mediáticas, pero que no engancharon ni un poco.

El caso de ‘Divergente’ es parecido al de otro fallido proyecto de saga cinematográfica, hablamos de ‘Cazadores de sombras’, otro éxito en las librerías que sin embargo terminó en una decepcionante e incongruente película que muchos excusan bajo la opinión de que esta hecha solo para fans del impreso. Cierto o no, es una posibilidad latente la de hablar sobre la inadaptabilidad de determinados libros. En todo caso, su destino fue ir a parar a la televisión. Allí, con un presupuesto bastante límitado, una historia totalmente distinta a la original y un grupo de actores desconocidos, logró un pequeño pero sorpresivo éxito, y eso es mejor que nada. Si no que  hagan la misma pregunta a quienes todavía esperan una secuela de ‘Soy el número cuatro’, ‘Hermosas criaturas’, o la continuación cinematográfica de ‘Percy Jackson’ o ‘Eragon’.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.