Diez cosas que no sabías de ‘Amanece que no es poco’

Corría el año 1989 cuando, con poco éxito de crítica y público, llegaba a los cines ‘Amanece que no es poco’, una obra cumbre del cine de todos los tiempos. Una comedia absurda, hilarante, fantástica, que el maestro José Luis Cuerda nos ha legado para que exclamemos, una y otra vez, eso de «qué grande es el cine». En 2013 los espectadores de la Seminci de Valladolid la escogieron como la mejor película española de los últimos 60 años.

Éstas son diez anécdotas que, quizá, desconocías de esta obra maestra:

1. ‘Amanece que no es poco’ iba a ser una serie: ‘Ab urbe condita’, escrita por el propio Cuerda, que TVE rechazó por salirse de presupuesto y de disparate.

2. Al estreno de la película, en el cine Gran Hotel de Albacete, no acudió José Luis Cuerda, porque se había contagiado de hepatitis «tomando unas almejas crudas en Salamanca».

3. Los habitantes de la Sierra de Segura ayudaban en el rodaje, algunos incluso como actores, excepto a la hora del Rosario, cuando el cura ponía los altavoces para que no pudieran seguir rodando.

4. Joan Manuel Serrat pudo ser parte del reparto coral de ‘Amanece que no es poco’. Se sabía ‘Total’ de memoria y Cuerda le ofreció el papel de pareja de la Guardia Civil con Ovidi Montllor.

5. Hay algunas escenas que no estaban contempladas en la serie inicial. Por ejemplo, las de la escuela. La canción ‘El corazón’ y el examen de ingles se escribieron después.

6. La junta de Castilla-La Mancha y José Luis Cuerda pusieron en marcha una exitosa ruta turística en las tres localidades en las que se rodó la película: Ayna, Lietor y Molinicos, que reconstruyeron algunos decorados.

7. En 2009, 20 años después del estreno de la película, la directora norteamericana Gabriela Martí rodó el documental ‘Veinte años amaneciendo, que no es poco’ sobre el rodaje del filme, que vivió en primera persona, puesto que pasaba los veranos de su infancia en Molinicos.

8. Antonio Resines no se ha vuelto a meter con ningún hombre en la cama. O, al menos, eso dice.

9. Todos los años tiene lugar una Quedada Amanecista, organizada por el colectivo Amanecistas. «Los amanecistas nos hemos ido encontrando y organizando para vivir nuestra patología en compañía. Lejos quedan los tiempos de aislamiento e incomprensión en los que cada vez que alguien continuaba un diálogo de ‘Amanece que no es poco nos daba un vuelco el corazón», dicen. Todos ellos tienen una cita el primer fin de semana de octubre en el Hotel Felipe II, en Ayna.

10. Todas estas anécdotas son contingentes, pero ‘Amanece que no es poco’ es necesaria.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.