El cine… mejor que rime: ‘The Pelayos’

El que roba a un ladrón

tiene cien años de perdón.

El que roba a un casino

sabe bien forzar su sino.

La estadística es la trampa

cuando es el numero el que habla.

Y hablar de familias numerosas

es aburrido si no son jugosas.

Entre tanto robo

hay mucho bobo.

Acaban siendo aburridas

las tramas entre partidas.

Demasiada historia personal

y falta de hurtos que disfrutar.

La promesa biográfica

cansa de tanta plática.

Demasiado intérprete bueno

para un guión con mucho freno.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.