El cine… mejor que rime: ‘Los odiosos ocho’

Con más escenarios de los requeridos

y con minutos que llevan a ronquidos,

los odiosos ocho son malos bandidos,

charlatanes tipos con sus merecidos.

Cabezas con precio en la etiqueta

son el negocio de necio con maleta.

Hay para quien no rematar el dinero

puede ser signo de mal agüero.

Una historia de suspense sangrienta

de las que Quentin bien nos cuenta.

Los que no son fans del cinéfilo reconocido,

no entenderán ni un segundo del cometido.

Los que se masturban con citas bíblicas del tipo

disfrutarán, sin duda, de todo el rito.

Para la parte intermedia no hay mucho que decir.

Es un thriller parco hasta el concluir.

Nada tiene de especial en su fluir,

incluso es tramposa en su devenir.

Todas las sorpresas al espectador

son livianas tretas sin pista anterior.

Planos de doble foco

son buena constante.

No sabe a poco

el paisaje resfriante.

Si se redujese la historia

a un único escenario

sería igual gloria

y menor calvario.

Pero entonces los minutos no serían suficientes

y ¿descubriríamos que Quentin ya no es diferente?

¿Que le faltan temas?

¿Que no tiene historias?

¿Que tras los esquemas

será vieja gloria?

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anteriorInstagram, ¿pezones no, acoso sí?
Artículo siguienteLos jugones también siguen en crisis
Avatar
Levantarse de la cama: hecho. Ducharse y comer algo: hecho. Ver una peli: hecho. Salir a comprar tabaco y alcohol: hecho. Leer un rato: hecho. Tontear por curiosidades en Internet: hecho. Salir a tomar unas cañas y charlar: hecho. Darse un poco de cariño: hecho, dos veces. Escribir una biografía para MurrayMag: demasiadas cosas, no da tiempo a hacerlo todo en un día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.