El cine… mejor que rime: ‘La gran apuesta’

Hay apuestas ganadoras

y apuestas perdedoras.

Hay vidas que en unas horas

arruinan a otras personas.

Hay historias turbadoras,

las hay que son salvadoras.

También historias reales

de cómo vinieron males.

La que ocupa hoy en concreto

trata el enorme reto

de comprender el pasado

para que cualquier osado

no nos trate como objeto.

Pues la crisis que nos vino

no fue culpa del destino

sino de absurdos ritos

que desbancaron a gritos

el progreso por un timo.

El dinero, sólo es aire,

se convirtió en un tesoro

que sería amargo lloró

al volarlo un desaire.

Nada sustentaba el mundo

más que unos soplagaitas

que creyeron, sin varitas,

poder ser mago fecundo.

Y esa sociedad hueca

sin moral, sin moraleja,

recibió la gran colleja

sin pincharse con la rueca.

Así, esta enorme obra,

sirve de magistral clase

para que ya no nos pase,

que la que se hace, se cobra.

Personajes completos,

nada de siesos sin retos.

Detalles en cada esquina

pues en nada es anodina.

En sonido todo un viaje,

se diría imposible que cuaje.

La dirección muy bien llevada

y, en comprensión, queda explicada.

Una pieza de instituto

para moldear alumno puto.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.