El cine… mejor que rime: ‘Hairspray, fiebre de los 60’

Con peinados que podrían albergar ciudades

estas muchachas bailan para ser celebridades.

Son entusiastas locas como las actuales.

En los 60 también había deficientes neuronales.

Aprendieron a bailar de negratas oprimidos.

Esta gorda y sus secuaces acabarán con los engreídos.

El twist y otros bailes gimnásticos

son batallas para cambios drásticos.

Un poco de purpurina y mueve bien el trasero.

De las del director, esta es la preferida de Botero.

Un programa de televisión

es el brete de la integración.

Buena música para acompañar la revolución.

La igualdad debería ser ley de toda nación.

Estas supuestas mojigatas

meten las lenguas sin ser cegatas.

La estética camp cuaja de aquel modo,

la integración racial se mezcla en el lodo.

Tantos adolescentes y lloricas

que hasta se han hecho réplicas.

Cuesta discernir la risa de la insurrección

pues el diálogo siempre suena burlón.

No son casuales estos tarugos personajes.

Sólo hay que saber que son de Waters.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anteriorÍtaca
Artículo siguienteZippo, los clásicos no pasan de moda
Levantarse de la cama: hecho. Ducharse y comer algo: hecho. Ver una peli: hecho. Salir a comprar tabaco y alcohol: hecho. Leer un rato: hecho. Tontear por curiosidades en Internet: hecho. Salir a tomar unas cañas y charlar: hecho. Darse un poco de cariño: hecho, dos veces. Escribir una biografía para MurrayMag: demasiadas cosas, no da tiempo a hacerlo todo en un día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.