‘Yo, Bill Murray’, la biografía no autorizada del jefe

RZA: Tú eres Bill Murray.
Bill Murray: Lo sé, pero no se lo digas a nadie.
GZA: ¿Qué quieres decir con que no lo cuente, Bill Murray?
La gente vendrá, te verá, eres Bill Murray, es obvio, a menos
que uses un disfraz o algo.
Bill Murray: Estoy disfrazado.
GZA: Maldición, eso es terrible, amigo.

-‘Coffee and Cigarettes’, Jim Jarmusch-

bill

La periodista Marta Jiménez se ha convertido, sin duda, en nuestra nueva musa tras marcarse ‘Yo, Bill Murray’, la que iba a ser la biografía autorizada de Bill, pero no lo encontró…

Y vale, no somos objetivos, ¡imposible! Pero… Es que en este libro es genial hasta la dedicatoria, que reza así: «A mi padre y a mi madre, que no recuerdan dónde han visto a Bill Murray».

Y es que, como dice en el prólogo Javier del Pino, director y presentador de ‘A vivir que son dos días’, en la SER, con Bill Murray uno tiene siempre la impresión de que no está interpretando a nadie: es él, ahí. Y «esa es su magia: que no sepamos nunca si Bill Murray es Bill Murray, o si en realidad está representando su propio papel».

En este sentido, ‘Yo, Bill Murray’ habla del hombre y del personaje, del icono, del cómico, del humorista, del melancólico, del tipo natural que se mezcla con la gente protagonizando las anécdotas más hilarantes. Sus páginas son el fiel reflejo de un personaje que ha crecido hasta convertirse en un referente cultural y cinematográfico para muchas generaciones de espectadores y directores de cine.

Él, Bill Murray, nuestro dios, gurú, amigo, padre, compañero. Todo entero. Nuestro y de muchos más. Porque ya forma parte del imaginario colectivo de todos.

Por eso, estamos ante una obra con muchas miradas. La principal, la de su autora, la periodista cordobesa Marta Jiménez; la del prologuista, Javier del Pino; y es también la mirada de 16 ilustradores —Andrés G. Leiva, Benja Villegas, Antonio J. Moreno “El Ciento”, Javier García Herrero, José Lázaro, Juanclemente, Lucía Hidalgo Busto, Klari Moreno, Julepe, Paco Tuercas, Pablo Gallego, Paloma Almagro, Pedro Peinado, Pilar Mahedero, Sergio Albarracín “Elphomega” y Del Hambre—.

Como explica Marta en la propia obra, el porqué de este libro tiene que ver con bucear en la cabeza de Murray:

Dibujar un retrato del actor fuera y dentro de la pantalla, como intérprete y como personaje real, contextualizándolo a través de sus películas y de sus miles de anécdotas. Explorar cómo en casi un centenar de personajes a lo largo de su carrera, algunos memorables, Bill Murray no ha dejado de ser él mismo. Y ser uno mismo es mucho más complicado que actuar. Él lo ha logrado actuando, buscando personajes en su interior y matando su presunta versatilidad a causa de una personalidad que ha contaminado cada uno de esos personajes sin que eso lo haya relegado como actor, más bien todo lo contrario. Entre sus conquistas, ha logrado ser irónico en lo cómico y en lo melancólico, natural y tierno como antihéroe y como villano, consiguiendo que cualquier rareza sea más que aceptable.

Ya lo veis, ser fan de Bill es muy fácil. Esta obra tiene que ver con cómo todos alguna vez nos sentimos o quisimos ser Bill fucking Murray.

Por cierto, llega mañana a las librerías, de la mano de Bandaaparte Editores. ¡Gracias por tanto!

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.