«Los zapatos son como minipiezas de arquitectura»

21 de junio, cambio de estación. Para mí hoy arranca la época más bonita del año, así que toca calzarse los zapatos de montar en bicicleta, de largos paseos por el paseo marítimo, de bailar en verbenas populares. ¿Con quién? Con Marián Redondo, claro. La creadora de Marianloveshoes que precisamente hoy presenta su nueva colección, Noches de Verano.

En ella, la artista quiere transmitir esa esa sensación de libertad en las noches de verano en el pueblo, con los amigos, las fiestas, las noches largas de charlas, los paseos a ninguna parte o, simplemente, ver fuegos artificiales. Y para ello se ha inspirado en María Antonieta con un zapato coqueto pero elegante, con un color muy especial: un azul pálido entre el atardecer y el anochecer. Justo así.

Dices que eres «Marián, artista, aventurera y shoelover». ¿Quién es Marián y cómo es su faceta primero de artista, después de aventurera y, por último, de shoelover? 

¿Quién es Marián? Una pregunta difícil… Marián es una chica normal a la que siempre le ha gustado estar en las nubes y soñar demasiado. Un poco obsesiva, sobre todo con el trabajo. Bastante cabezota. Independiente y un poco loca. (Ahora estoy enganchada al “humor de internet tontuno”. Muchachada Nui ha hecho mucho bien al arte de hoy).

Mi faceta de artista… Nunca he cumplido con el estereotipo de artista que conocemos. Por ejemplo, en la facultad, en Granada, no era hippie, era más bien cateta-chic (o lo que yo creía que era chic). Soy bastante ordenada, me gusta siempre tener todas los pinceles ordenaditos por tamaño y demás. Y tengo un horario bastante estricto. Vamos, que de artista bohemia nada de nada. Pero de corazón sí. Me gusta mucho leer y estudiar sobre arte.

De aventurera, ahí sí soy un poco loca. Me gusta perderme, eso lo hago con frecuencia aposta,  Viajar sola y si paso penurias, mejor. Me gusta el rally…Así es mi faceta loca aventurera.

He sido shoelover desde siempre. De la moda en general, tengo Vogues guardadas de los 90 incluso, que me las compraba de estrangis. Con 10 años sabía que se podía estudiar diseño de moda en una tal Saint Martin, pero no sabía ni dónde estaba. Después me apuntó mi madre a Corte y se acabó la tontería. Seguí dibujando vestidos y outfit (de entonces), pero de coser nada de nada. Lo odio, vaya.

marian-love-shoes-3

¿Por qué nos gustan tanto los zapatos? (Te lo dice una mujer que tiene zapatos de adorno en las estanterías de su despacho). Y, sobre todo, ¿por qué te gustan tanto los zapatos? 

Creo que porque, principalmente, te hacen sentir diferente. Sea cual sea, plano o tacón, te pones unos zapatos nuevos y parece que eres otra, una tú mejorada. Hacen que te sientas bonita. Y eso, a pesar de ser una frivolidad, es muy importante. Es cuestión de confianza.

¿Por qué tú los tienes puestos en las estanterías de tu despacho? Porque te hacen recordar. Simplemente. Una prenda es más difícil, porque tenemos muchas y las cambiamos constantemente. Pero los zapatos no, todos son perfectos y te hacen sentir perfecta. Y, además, son preciosos, son como mini-piezas de arquitectura. Te modelan el cuerpo y te conectan con la tierra.

Creo que soy shoelover por todo ello. No es sólo un complemento más, son como diferentes versiones de ti. Los que tengo guardados como “oro en paño” generalmente son zapatillas planas “hechas polvo” que me traen recuerdos de períodos de mi vida. Tengo las de Granada, las de Dublín, las de cuando llegué a Madrid, las botas catiuscas del campo… Es un poco friki, lo sé.

zapato

Cuéntame cómo brotó en ti esa consideración del zapato como objeto artístico. 

Pues empezó mucho antes de empezar a echarle fotos a los zapatos. Los artistas siempre trabajan en torno a una idea que les “mueve”. En mi caso, a lo que siempre he sido bastante sensible es al tiempo: la huella, la rutina, el volver, el instante fotográfico, el tiempo en movimiento… Toda mi obra y mi investigación ha girado en torno a esos conceptos. Hasta que, por casualidades de la vida, encontré que mis zapatos eran el mejor modo de expresar lo que quería transmitir con mi obra.

La tesis doctoral que estás elaborando también trata sobre este complemento…

Justamente por eso. Como te digo, siempre he sido muy empollona y además una de las cosas que más me marcaron durante la carrera son los por qué y los cómo. Tenía una profesora que decía ante cualquier idea: «Vale, ¿pero por qué?». Y tú tenías que explicarle incluso la definición de la RAE de zapato, la del Diccionario de Símbolos, su utilidad, materiales, así hasta el infinito. Empecé a investigar lo más simple hasta llegar al cuadro de Van Gogh y todo lo que supuso para la Teoría del Arte contemporáneo. Y eso era justo de lo que yo quería hablar, no de clases de zapatos y colecciones, que también me gusta como hobby, sino de su significado en el arte. Debo decir que siempre he tenido profesores bastante comprometidos con el tema. Si no hubiese sido por ellos me hubiese quedado en Hitchcock dando vueltas como una peonza. ¡Soy hiperfan de Hitchcock!

Es que hay algo que a los artistas os atrae irremediablemente de los zapatos. Berlanga, por ejemplo, era un gran fetichista de los tacones… 

Y Charles Chaplin, que se los come. Es que es un objeto con mucha carga sexual también, símbolo de la mujer fatal y de seducción. Y claro, da mucho juego. Pero es que, aparte, los zapatos, queramos o no, representan a la persona. Tienen muchos significados… Y aquí pasa una cosa curiosa, cuando se utilizan de forma conceptual, casi siempre, es el zapato de un hombre… Por ejemplo, la obra ‘Zapatos magnéticos’, de Francis Alÿs, es muy “poética”:

Y, un día, decidiste que el zapato no sólo era un objeto artístico, sino que también podría convertirse en tu manera de ganarte la vida, a través de Marianloveshoes… 

Sí, a veces pienso que tengo el trabajo perfecto para mí. Si me equivoco o acierto depende sólo de mí, y eso me da mucha tranquilidad, y lo disfruto todo más, aunque trabaje como una brutaca. Pero, bueno, eso es ley de vida de autónomos (risas).

Ahora estás en ese momento de dar un paso más, nunca mejor dicho, con el diseño de tus propios zapatos. ¿Cómo está siendo la experiencia? 

Apabullante. Emocionante. Acojonante, la mayoría de los días. Agotadora. No es sólo crear tus propios zapatos, es crear una empresa en sí. Y eso asusta bastante, pero como no tengo tiempo ni para dormir no me paro mucho a pensarlo.

marian-love-shoes-2

¿Quiénes son tus referentes a la hora de diseñar? 

¡Qué complicado! Hay muchos… Me gusta muchísimo Sophia Webster; la sencillez con un “toque” de Chloé, aunque algunos zapatos me parecen aburridísimos; el saber hacer hacer de Miu Miu y de Gianvito Rossi; y también me gustan mucho los zapatos de &OtherStories, porque son diferentes. Digamos que me gusta mezclar algo loco, más algo clásico, más detalles propios.

Por cierto, estamos hablando mucho de zapatos, pero poco de tacones. Dice Manolo Blahnik que «cuando una mujer me pregunta qué pienso de los tacones altos, les digo que prueben un par. Si no ven la magia entonces deben pasarse a las zapatillas». ¿Estás de acuerdo?

Es que eso es relativo, si no puedes dar ni un paso, ni magia ni nada. La magia está en cuando andas, tu cuerpo se mueve de forma diferente. El pie lleva al cuerpo, no al revés. De ahí que sea objeto de seducción. Pero, vamos, con unos Manolos de una altura normal, ocho centímetros por ejemplo, te aseguro casi al 100% que verás magia y estrellas. Son obras arquitectónicas, casi ni los notas, aunque tienes que andar más despacio, eso sí.

A mí me pasó hace no mucho… Fui al Corte Inglés de Castellana básicamente a tontear, con mi hermano, y entramos en Tod’s (casi tan cara como Blahnik). Me probé unos taconazos altísimos, como de 12 cetímetros y andaba como una top, comodísimos. ¡No me lo podría creer! La lástima era el precio, claro. Los dejé allí.

Y, para terminar, pregunta obligada: ¿Cómo pintarías o diseñarías unos zapatos para Bill Murray? 

Unas zapatillas estilo estos o estos Y pintaría sus diferentes “caras” por todas partes. Un estampado de sus “caras”.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.