[Tragos amargos] ¿Y ahora qué?

amargos

Busco la inspiración y encuentro palabras huecas teñidas de sarcasmo. Las ideas escapan entre neuronas volatilizadas. Leo periódicos y no encuentro historias. Enciendo el televisor y el mundo se presenta codificado, pétreo, gris. Un velo de irrealidad cubre la existencia. La radio me cuenta historias de fantasmas y telepredicadores y decido dar un salto.

En un instante de inspiración, decido encender el portátil. Todos mis perfiles se posicionan frente a mi. Me convierto en voyeur. Leo vuestras historias, sugerencias, recomendaciones y advertencias. Observo imágenes, noticias y personas que se eternizan en el timeline. Me detengo en comentarios y actualizaciones de estado. Navego por imágenes sacadas de contexto. Usuarios, grupos y páginas que me hacen reír y llorar.

Pasan los minutos y sigo perdido en la maraña digital. Sincronizo cuentas, multiplico impactos, me repito a mí mismo en distintas esferas, foros y redes.El eterno retorno de lo idéntico.

Una alarma suena e inicio la desconexión. No soy Julian Assange pero guardo secretos. Sé por qué estamos aquí pero no os lo voy a decir. Elimino durante horas mi rastro y desaparezco con mi copa de vino por la terraza. Vuelvo a ser invisible.

¿Y ahora qué? Ahora sólo me queda la vida real.

La ilustración que acompaña a este artículo es de Raquel G. Ibáñez.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.