A un pasito del odio

Vivimos a un pasito del odio, a media excusa del insulto fácil.

No dudamos a la hora de enseñar los dientes, no vaya a ser que los demás piensen que somos débiles.

—¿Débil yo? ¿A que te parto la boca, imbécil?

Salimos ahí fuera dispuestos a pelear guerras ínfimas, estúpidas, porque no sabemos resolver todas las que llevamos dentro.

Escondemos el ruido entre los gritos.

Luego, además, tenemos el coraje de medir con cuentagotas los “te quiero”, y nos tienen que arrancar del alma las disculpas, agarradas al orgullo de raíz.

Nos avergüenza besarnos en público. Es tan triste.

Al final del día volvemos a casa, agotados de luchar, con esta sensación de malestar que no acertamos a comprender.

¿De dónde viene?

Tan profunda es la ceguera, tan gruesa la coraza, que nos preguntamos, en voz baja por si nos escucha la conciencia:

¿Qué le ocurre al mundo?

 

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.