Niños envejecidos

Niños envejecidos

La estampa se ha producido tantas veces frente a mí que apenas he sido nunca consciente de ella. Te los cruzas, escuchas sus voces y miras a través de la verja (en la mayoría de las ocasiones); no son presidiarios, sino ancianos jugando a la petanca.

El fenómeno del que quiero hablar sólo me sucede si los veo jugar a ese juego que parece ser una parte intrínseca de su forma de ser. Alguien me dijo una vez que no se puede jugar a la petanca si no te duelen las articulaciones, porque jamás conseguirás ganar si no has de hacer cálculos con el dolor como uno de los factores de la fórmula. No sé si tendrá razón o no, pero las veces que jugué con mi abuelo y su pandilla, años atrás, ni siquiera tuve una mínima oportunidad. Me faltaba algo, quién sabe si la sabiduría de quien ha vivido tantas cosas que cuesta a veces recordarlas, o tal vez me faltaban arrugas en el rostro en los que anidan los disgustos y las dificultades, o puede que me faltara el saber reconocer en el aire el aroma a un atardecer que lleva a otro nivel de realidad. Fuera lo que fuera, a día de hoy todavía me falta.

Ahora, con el paso del tiempo y postergada mi entrada en el mundo petanquero a mi propia tercera edad, veo a esos ancianos (¿por qué no juegan a la petanca las ancianas?) lanzar aquellas pequeñas bolas que son más pesadas de lo que parecen, buscando acercar su tiro a una pequeña pelotita que es como el sol de un sistema solar en el suelo de tierra. Yo los veo jugar y de repente me asalta la certeza de que aquellos hombres mayores fueron niños una vez. De hecho, siguen siendo niños que únicamente han ido acumulando muchos años. Me produce una sensación muy extraña ser consciente de esa superposición de tiempos, la niñez y la vejez, en un mismo plano ante mis ojos. Descubro que me da ternura pensarlo, de repente no son cascarrabias, ni quejicas, ni están en el crepúsculo de sus vidas y nosotros los ninguneamos…

Simplemente son niños envejecidos que vuelven a jugar.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.