Neanderthal… ¿¡yo!?

¡Neanderthal! Sí, me refiero a ti, sí. Pero no te lo tomes a mal, que como diría el gran José Mota: “no pasa , porque ser… eres”. En realidad, todos somos un poquito, y algunos más que otros (no me refiero a ningún ministro en particular, que también, pero eso es otro tema).

De lo poco que uno puede recordar de las clases de biología del cole, o del instituto, es que el hombre viene del mono. ¡Falso! Poco que recuerdas, y lo recuerdas mal. Ya te comenté una vez que eso es una afirmación tan ridícula como llamar futbolista a Arbeloa. En realidad, hombre y mono (o para ser más correctos, simios en general) descienden del mismo ancestro común, que es muy diferente.

Otro error muy común en el que tendemos a caer es en clasificar el Homo sapiens actual (o sea, tú) como descendiente del Homo neanderthalensis. ¡Error! Estás hoy sembrado, ¿eh? En fin… El hombre actual, y el Neanderthal, son dos especies de homínidos diferentes, que surgieron de manera independiente y evolucionaron por separado. Peeeero… (ahora es cuando la cosa se pone interesante) tanto tú, como yo, tenemos un porcentaje de Neanderthal con nosotros.

¿Entonces en qué quedamos? Pues quedamos en que en algún momento de la historia, en determinados puntos, existieron poblaciones de homínidos Sapiens y Neanderthales, que se encontraron por el camino, y una cosa llevo a la otra… y ¡zas! cruce al cante. Qué pieles más bonitas que llevas, qué dientes tan amarillos, qué pelo tan bonito en la sobaca… Ya sabes, y si además se encontraron en invierno, para qué te voy a contar más.

El caso es que recientemente se ha podido secuenciar el genoma del Homo neanderthalensis y al cruzar las secuencias con las del ser humano actual, se ha descubierto que poseemos entre un 1 – 4% de ADN Neanderthal. Por cierto, que si no lo digo reviento, que estoy harto de leer por ahí lo de “Homo neanderthalis”… ¡hombre por favor ya! Que entre lo de confundir “haber” con “a ver” ya lloro suficiente todos los días… ¿Por qué entre un 1 y un 4% y no una cifra constante para toda la humanidad? Bueno pues porque el “encuentro sessuar” entre poblaciones no fue único, ni fue siempre entre las mismas poblaciones, ni en el mismo tiempo histórico. De hecho hay grupos de poblaciones humanas que no tienen vestigio neanderthal ninguno.

Fue hace unos 60.000 años (creo que Jordi Hurtado hizo la comunión sobre esa fecha, aunque no estoy seguro), nuestros ancestros sapiens migraron desde el continente africano hacia “Eurasia” (no, no es el nombre de un Wok, es un continente), pero no lo hicieron solos, ahí es donde se encontraron con poblaciones de neanderthalensis y empezó el cachondeo. La población de europeos y asiáticos actuales son las que cuentan con un mayor porcentaje de genes neanderthales, mientras que poblaciones del África subsahariana, que nunca migraron, no tienen ninguno.

El hecho de que ambas especies se pudiesen cruzar con éxito se debe a que ambas se habían separado (genéticamente hablando) recientemente de un ancestro común: el Homo heidelbergensis. Cuando hablo de reciente no hablo de años, sino de cientos de miles, por supuesto (concretamente unos 350.000).  Inexplicablemente, y esto es uno de los grandes misterios que nos quedan aún por aclarar, los Neanderthales se extinguieron completamente casi al mismo tiempo que los humanos modernos comenzaron a conquistar el continente europeo (hace unos 30.000 años). Muchas teorías indican que fue el hombre moderno el que los forzó a la extinción, dicho de otro modo, que los masacró. Y amigos, amigas, visto lo visto, a mí particularmente, no me extrañaría en absoluto…

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.