Lo de los dinosaurios

dinosaurios

Estoy inerme frente a los designios de tanto azar.
Vago sin rumbo fijo expulsado de mi hábitat.
Una especie extinta de un planeta más del cosmos.
Me cago en todos mis muertos.

Aquí no importa lo grande que fui.
Mis dientes, garras y patas solo son ya exceso de equipaje.
Soy una anacrónica mota de polvo con un error de paralaje
en un envase sideral de 93.000 millones de años luz.

He cruzado cuásars, púlsars y algunas nebulosas,
sorteado meteoroides del tamaño de manadas de Triceratops
para encontrarme solo sin señales ni guías intergalácticas.

Viajo por esta galaxia sideral, ingobernable y fútil.
Yo, un patán del Triásico, que pronto será fósil,
navegando en una aventura extraña y pseudosentimental.

Me acerco a ti, bailando sobre mi propio eje de rotación.
La sangre poco a poco se me coagula, ¿moriré de congelación?
Admiro como me vas dejando sin oxígeno, casi sin respiración.

Un lagarto terrible destruido por el tiempo
llevado, inexorablemente, hacia tu horizonte de sucesos.
Atraído, sin saberlo, por tu singularidad.
Abocado, sin duda, por tu voracidad.

Estoy siendo absorbido, estirado y entregado, sin duda, a tu voluntad.
Una danza cósmica de partículas que durará casi un instante.
Pronto me voy a dejar llevar para volver a ser nada.

Nunca volveré a soñar con agujeros negros.

Artículo anteriorCautivo
Artículo siguienteFeliz Día de las Madres
Joe Pachorra
Escribiente interesado en el estudio y la práctica de la cultura como eje vertebrador de casi todo. Redundante e histriónico. A ratos quijotesco pero no soy mala gente. Un Sísifo de mala muerte, con más literatura y cine que visos de realidad. 'La jungla de cristal' es mi comedia romántica favorita. Una vez en sueños, fui al cine con Bill Murray y Leslie Nielsen. Desde hace ya algún tiempo, analizo y disfruto desde Barcelona de lo que pasa a mi alrededor intentando entender mejor las vicisitudes del mundo en el que vivo… que no es poco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.