Las cinco leyes para sobrevivir en la oficina

Estas son mis cinco normas para sobrevivir en la oficina. Hay muchas otras, cada cual tiene las suyas, pero estas son las mías.

1. No se habla de política.

Y si alguien saca el tema se procurará hacerle callar con fútbol o con violencia.

La politica es el cáncer de las discusiones. Una conversación sobre política se pudre y extiende como un tumor en busca de órganos sanos hasta que te deja tieso y sin capacidad de reacción. ¿Por qué? Porque la ideología se mezcla con la demagogia, con el extremismo y, por último, con el desconocimiento más profundo del sistema.

2. Nunca hay alguien lo suficientemente imbécil que no pueda serlo más aún.

Aléjate de los estúpidos.

Si dentro de una oficina alguien te parece estúpido, es porque todavía no ha dado la dimensión total de sí mismo. Espera lo peor en cada momento. Un idiota es capaz de superarse siempre, por tanto, aléjate de él. Procura también no serlo tú. Si caes en la certeza de que el más idiota del lugar eres tú mismo, búscate un grupo con menos alcance intelectual. Pero no jodas a los demás.

3. Todos mienten.

Y el que diga que no, miente. Lo único que hay que hacer es mentir más que los demás. Así, cuando todo reviente, por lo menos que seas tú el que provoque el incendio, nunca seas el incendiado.

4. Nadie cambia.

Si alguien te ha mentido una vez, lo hará dos veces. Si alguien es estúpido seguirá siéndolo. Si alguien es un rival, nunca dejará de serlo.

5. Intenta ser feliz.

No hay que ser el más trabajador. No hay que ser el más inteligente. No hay que ser el más pelota. Nada de eso sirve. Hay que ser el más feliz. ¿Cómo buscar la felicidad? Cada cuál sabrá. Pero yo, si algo me ha enseñado estos pocos años que llevo trabajando en oficina, es que la felicidad la da la libertad.

Y un Proxy no es libertad, malditos bastardos.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.