Etnopedroches, una mirada necesaria a las raíces

¡Qué bonitas dice las cosas Leo Fernández!

Dice, por ejemplo, que le enorgullecen «las iniciativas de jóvenes que han decidido volver a su pueblo para desarrollarnos como profesionales y transformar unos pueblos envejecidos y vacíos en un hervidero de ideas y nuevas formas de pensar y usar nuestra tierra, sus recursos, nuestra identidad… Una identificación colectiva en alza, creciente, orgullosa, participativa».

Lo dice bonito y sabe, además, de lo que habla, porque ella es una de esos jóvenes. Un día, hace más o menos tres meses, decidió dar vida a Etnopedroches, al que califica como «un proyecto profesional muy ilusionante». Se trata de conseguir poner en valor el patrimonio etnológico del Valle de Los Pedroches, para dar voz a las expresiones culturales de las clases populares. Y para conseguirlo, «trabajamos documentando y dando a conocer los oficios y saberes tradicionales, fomentando la economía y el turismo local, a la vez que reforzamos nuestros lazos identitarios con los recursos y nuestra propia cultura territorial», nos cuenta.

Y lo hace trabajando, de manera coordinada, con el grupo de investigación Etnocórdoba, para la documentación, preservación y puesta en valor de las culturas del trabajo de las clases subalternas, en pro de una reafirmación identitaria representativa y realista de la población de la zona, más allá del patrimonio culto y monumental vinculado a las clases dominantes.

Sin duda, todo un reto para esta antropóloga, educadora y especialista en patrimonio cultural, en constante aprendizaje, ahora más que nunca: «Aprendo cada día de cada una de las personas que entrevisto, describo y documento para Etnopedroches. Aprendo de su sabiduría ancestral, la sencillez y  el amor por el trabajo de maestros artesanos. La digna modestia de las actividades artesanales creadas por amas de casa o jubiladas. Las estrategias de resistencia de agricultores y ganaderos en el contexto de globalización económica y crisis económica global.  Aprendo a valorar la ayuda mutua, la reciprocidad entre vecinos»…

etnopedroches

Palabras, frases, sentimientos y anhelos que parecen lejanos en medio de esta vorágine tecnológica que nos asola y que, al mismo tiempo que nos une, nos separa más y más. Leo vivió 12 años en ciudades como Málaga y Sevilla, buscando el anonimato, las grandes aglomeraciones y la vida urbana. Pero ahora hace suya «la necesidad de volver a conectar con las raíces, de valorar nuestra tierra y devolver con nuestra experiencia y rodaje profesional a nuestra cultura misma, su derecho a reinventarse, redefinirse y afirmar su existencia, con fuerza, con nuevos pasos, la de los jóvenes que volvemos a llenar los pueblos de Los Pedroches de vida».

De momento, y a propósito de esos nuevos pasos, este sábado Etnopedroches, con Leo a la cabeza, pone en marcha una ruta por la preciosa dehesa del valle. Durante el recorrido se realizará  una interpretación sobre el paisaje cultural de la misma: «su gestación y conservación, los elementos arquitectónicos y agrosilvopastoriles  que la representan,  las culturas del trabajo agroganadero que la identifican, las estrategias de gestión de los recursos territoriales, los procesos de trabajo, los saberes vernáculos y el patrimonio oral».

El recorrido se realizará desde Pedroche hasta la finca ganadera ovina de Fuente La Sierra. Allí, nos cuenta Leo, «el ganadero acompañará la visita con una explicación sobre los procesos de trabajo, herramientas, maquinaria y estrategias de gestión para la cría y ordeño de ganado ovino de leche, a la vez que se pueden observar cómo se ordeña, cómo se selecciona, se cría y se clasifica el ganado, así como el proceso de extracción y conservación de leche de oveja».

etnopedroches

Además, cómo no, los asistentes podrán disfrutar con una degustación de queso de oveja acompañada de productos locales. «¡Un gusto para el paladar!», asegura Leo

Y un gusto para los sentidos es ver a mujeres fuertes, valientes y esperanzadas con bonitos proyectos  que se van cuajando a la luz de uno de esos atardeceres majestuosos del Valle de los Pedroches. Mujeres como Leo que, de todo esto, se queda «con las ganas de ponernos en el mapa y transmitir nuestra cultura y nuestras formas de vida, a través de las iniciativas de jóvenes que han decidido volver a su pueblo para volver a vivir despacio, con sencillez y con ilusión».

Con mucha ilusión, diría yo.


[kads id=»11703″]

 

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.