“En vaso de caña, por favor”: De la fontanera como bandera, de santas y reverendos o de reediciones en tricolor

– Todo hay que decirlo: nunca la vi yo como fontanera, haciendo arreglos en las griferías del partido. No sé, siempre me resultaron como el tocino a la velocidad.
¿Qué hablas, de la Griffith y el Banderas? La verdad es que él es mejor partido que ella.
– ¡Que no, cenutrio! Que hablo de la Susana Díaz, la égida de los desagües socialistas.
–  ¿Te refieres a la no electa?
– Tanto como no electa…
– Hombre, ya me dirás: del chavo al gañán, del gañán a la fontanera y tiro porque me toca. Y así hasta el infinito y más allá.  Y todo de calada en calada, que la presidencia sureña parece un porrito inextinguible.
– Tú sí que eres gañán, chavo.
– ¿Unas galletitas para acompañar?
¿Fontanera?
– Por favor.

Unos minutos después.

– En fin, y que allí no haya intereses en abdicar…
– ¿A vueltas con esas? Deja ya el tema, que de tan centurión estás hoy muy antitú.
– Cenutrión, que eres un cenutrión. Que ahora hablo de otras juntas.
– Pues dime tú de cuáles, oh, gran maestre.
– ¿De cuáles va a ser, Macareno? Que así cualquiera le da a su cuerpo alegría. Y todo por obra y gracia de tu otrora gran y verdadero maestre.
– Pero zoquete, deja el quite, que no te pillo el vuelo.
Cazuelo  y no cerebro es lo que tienes en el techo, que todo deben dártelo hecho. Capillita, que eres un caballista. O las dos.
– Menos cañita, pichabrava, que estás hoy muy saltarín.
– Pasemos pues a otra. Y cerremos ya, por fin, este círculo nada insidioso. ¿Cómo ves a tu rey?
– No sabía yo si llegaría al partido contra Alemania… ¡y zas! Ahí que reapareció el bicho.
– ¿Y del otro qué decimos? Que a nada que te aprieten ya piensas más en pelotas que en coronas.
– Pelotas son las que tiene la corona. Y pelotillas en el roto de la fontanera, a ver cómo se comportan los prendas, que ahí los hay más de #ReverendumYa que de #ReferéndumYa. Al tiempo, amigo. Que todo lo que sube ha de bajar, y todo lo que entra…
– Ha de salir, amigo, tú lo predicas… Ay de tanto visionario de pacotilla. A cuántos  se pondrá de patitas en la calle cuando se republique esta zarzuela caída en desgracia a la que, mal, muchos llaman democracia.
Gracia la tuya. Y gracias a ti por la caña.
Ochenta céntimos. Y gracias.

La imagen es de Ventura Ces Armental ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anteriorVuelven Ok Go
Artículo siguienteAl paro a parir
Creo en mi Barba, la Educación, los Humanos y el Arte. Me gusta procrear ideas. Cuando no puedo, me las invento (educadamente, claro).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.