“El rechazo hacia el nudismo cada vez es más residual”

Joaquim Plana (60 años) es el presidente del Club Català de Naturisme (CCN), la entidad referente del naturismo en Cataluña. En el Estado español cada vez es más normal encontrarse a personas tal como su madre las trajo a este mundo, pero aún así aún hay gente que se siente violentada ante este tipo de prácticas. Quizá después de esta entrevista a alguien le entre el gusanillo de probar nuevas experiencias.

¿Por qué ir desnudos?

Hay muchos motivos, pero el que ahora predomina es la parte lúdica: el placer de bañarse o tomar el sol sin ninguna pieza de ropa. Aunque también existen un gran número de personas que lo practican de forma más habitual y lo mezclan con una forma de vida de contacto con la naturaleza, veganismo, etcétera. Es lo que se denomina el naturismo, que estuvo de moda a principios del siglo XX relacionado con los movimientos ecológicos.

¿Hay mucha afición al nudismo en el Estado español?

Sí, pero es difícil calcular exactamente cuánta gente lo practica, ya que la normativa no es restrictiva como en países como Francia, por ejemplo. En España las personas lo practican libremente en espacios públicos como playas y no les es necesario asociarse. Nosotros tenemos unos 400 socios y somos una de las dos asociaciones más grandes del Estado español.

¿Hay espacios suficientes para practicarlo?

Generalmente sí. En Barcelona tenemos un horario especial para nudistas en las piscinas Picornell, más las diferentes playas nudistas que hay, ríos, lagos y otros espacios públicos. Y en el resto de Catalunya tenemos cámpings como El Templo del Sol o pueblos como El Fonoll.

¿Cuándo nació el nudismo?

Durante el siglo XIX en Alemania. Después se escampó por otros lugares y durante los años 20 y 30 hubo un boom en países como España para combatir la deshumanización de la época industrial. Se crearon clubes, asociaciones, publicaciones y demás. Y se practicaba de una forma naturista sobre todo.

Imagino que con el franquismo desapareció cualquier rastro de ese movimiento aquí. Por lo menos de forma pública.

Sí, llegó el franquismo y el movimiento desapareció. Pero había gente que iba a Francia expresamente para practicarlo, como nuestro fundador. Una vez muerto el dictador el movimiento volvió a florecer y se crearon asociaciones como la nuestra.

¿En ese resurgimiento se perdió un poco la parte naturista que sí hubo durante el boom de principios del siglo XX?

Sí, el resurgimiento se dio sobre todo en la parte más lúdica. Como le decía, la de bañarse y tomar el sol sin ropa. Hay personas que lo practican simplemente para no tener marcas en el cuerpo.

¿Los hombres practican más el nudismo que las mujeres?

No tenemos datos estadísticos, pero en nuestro club, por ejemplo, la mayoría de los asociados se apuntan con la pareja. Por lo tanto, el número de hombres y mujeres se iguala. Mi apreciación a simple vista es que en las playas también sucede lo mismo. Es cierto que la mujer ha tenido culturalmente más presión sobre su manera de vestir o de desvestirse y ese es un condicionante añadido para dar el paso de liberarse de la ropa. Igualmente esto no suele impedir que lo acaben haciendo.

¿Hay sectores de la sociedad que aún se incomodan por prácticas como el nudismo?

Esto creo que es inevitable en una sociedad plural. Es evidente que no todo el mundo acepta el nudo social, es decir, compartido en espacios públicos, sea por motivos culturales o por supuestas razones comerciales o de imagen. También hay gente que saca a relucir razones étnicas o morales caducas. Pero dicho esto, hay que comentar que el rechazo frontal y desaforado a nivel ciudadano cada vez es más residual. Hoy en día simplemente hay gente que se sigue sorprendiendo cuando encuentra personas desnudas. O siente vergüenza ajena. Por eso nosotros intentamos difundir nuestras razones tanto como podemos sin querer imponérselas a nadie. Por suerte, la tolerancia y la buena convivencia ganan terreno día a día.

¿Es posible vivir 365 días siguiendo la forma de vida naturista?

No es que no sea posible, es que tampoco es recomendable. Te restringiría el poder hacer bastantes cosas. En espacios públicos donde hay objetos de uso común no es recomendable ir desnudo porque tienes una alta probabilidad de coger infecciones, por ejemplo. Si practicaras a todas horas el nudismo te perderías muchas cosas de la vida, y la vida no es solo de un color.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.