El cansancio de la belleza

Estoy cansada. Estoy cansada de la tiranía de la belleza. Estoy cansada de que se demonice a las gordas, a las delgadas. Porque detrás de todo eso no hay más que una demonización: la demonización de las mujeres.

Estoy cansada de esa palabra que se ha puesto tan de moda: gordibuena. Como si ser gorda y fea, o flaca, te convirtiera inmediatamente en mala o en menos válida. Estoy cansada de que se pueda “insultar” a las delgadas y que esté socialmente permitido decir cosas como «a esa lo que le hace falta es un buen cocido», como si por estar delgada tu autoestima estuviera hecha a prueba de golpes. Y no es así. La tiranía de la belleza nos afecta por igual a todas, porque las industrias que se alimentan de nuestro amor propio —o, mejor dicho, de la ausencia del mismo— sólo pretenden que sigamos un dogma: sé quien no eres.

Estoy cansada, muy cansada, de que nos hablen de los gustos de ellos —que si ellos las prefieren así o asá—, como si siguiéramos necesitando su aprobación para sentirnos bonitas.

La realidad es que la belleza no se puede medir y, por fortuna, es tremendamente subjetiva. Me atraen hombres y mujeres, incluso sin conocerlos, por algo que se escapa a lo tangible. No son sus caras ni sus cuerpos ni sus sonrisas ni sus cortes de pelo. Va más allá. Es un no sé qué inexplicable y maravilloso que todos irradiamos, pero que no todos perciben. La única palabra que se me ocurre es kavorka (cosas de ‘Seinfield’).

Me gustan Keira Knightley y Nadine Labaki. Me gustan Alberto San Juan y Nikolaj Coster-Waldau. No me gusta que se nos bombardee constantemente con mensajes contradictorios que nos hacen sentir pequeñas y débiles. No me gusta que tengamos que ser quienes no somos para contentar no sé muy bien a quién ni, sobre todo, porqué. Todos somos así, perfectamente imperfectos. Y eso no me cansa.

Fotografía: Chö ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anteriorSi no fueras tú
Artículo siguienteNormalidad
Tan cursi como un tutú de cuchillas de afeitar, vivo en Revolutionary Road y escribo en rebeldía porque escupir es de mala educación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.