Cada día amanecen nuevas luchas

Cada día amanecen nuevas luchas, nuevos frentes. Y, cada día, nosotras asumimos como nuestra la lucha que nos pertenece por derecho propio.

Somos la voz de tantas gargantas ahogadas, sosegadas, rasgadas, acalladas. Gargantas que un día se despiertan con la suficiente fuerza para gritar y cantar con un torrente desgarrado que estamos vivas, que pensamos, que actuamos y que decidimos que nadie más decidirá cuándo y cómo tenemos que hablar, que estar, que pensar, que sentir o que amar.

Es un placer y un orgullo cruzarme cada día con mujeres que tienen la suficiente valentía para romper las cadenas patriarcales que nos atan y nos hacen mudas.

Y brindo por la valentía de compañeras que se levantan para hacer suya y reinventar una lucha muy vieja y ajada que necesita nuevas caras para permanecer viva. Su coraje es expresión de empoderamiento y libertad colectiva, y colectivamente nos encaramos frente a la violencia, la desigualdad, la misoginia institucional, el sesgo androcéntrico occidental y la manía de querer atarnos a una cocina y a una ristra de hijos con la falsa promesa de un falso instinto maternal.

Nosotras estamos presentes, nosotras actuamos, nosotras creamos. Y creamos pacientemente, tejiendo sobre una laboriosa manta de tejidos culturales y vivencias propias una lucha común, orgullosa y altiva.

Nuestras vivencias mismas son una continua transgresión de tabúes sociales, y como transgresoras decidimos levantarnos para asumir responsablemente la libertad y la autodeterminación que nos pertenece por derecho propio.

Somos fuente de vida. Somos la primera margarita que nace tras las lluvias otoñales: tierna, hermosa y valiente.

Fotografía: Jay Morrison ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anteriorPoesías con hondas
Artículo siguiente‘Star Wars’: habemus dilema
Educadora social porque la pedagogía social y libertaria es el camino a la libertad responsable, antropóloga para cuestionar, criticar y salirme del plato con la razón científica en la mano, y complejo de periodista autodidacta aún por despertar. Jarota, saharaui, cordobesa, palestina, sevillana y adoptada taruga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.