«No busques más», mi pobre corazón

Llevarte diez minutos, quince, o incluso media hora buscando las llaves… Sí, no lo niegues. Lo sé, te ha pasado, di la verdad. Lo curioso es que las llaves estaban bajo un folio, en el escritorio, donde te juraste a ti mismo que las dejaste ayer. Las encontraste, enhorabuena, solo que ahora has levantado el colchón, quitado las sábanas, separado la cama, desordenado tu escritorio, has quitado los cojines y hasta, con un poco de suerte, le has echado una bronca a alguien inocente por entrar ayer a coger un boli.

Y esto es porque la ley universal de las llaves; cartera; pendientes; móvil; o amor perdido dice: «Busques donde busques, cuando dejes de buscar lo encontrarás».

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anteriorConsideraciones en el ecuador de la NBA: Conferencia Este
Artículo siguienteDioses Dietéticos
Los sótanos son mi afición favorita, allí escucho Norah Jones mientras leo algo de Kerouack, o busco desesperadamente en Internet algo que aprender. Soy de la generación Singstar ®, músico a tiempo parcial, soñador a tiempo completo. Soñador de verdad, no de biografía de Twitter. No tengo Twitter, pero tengo Facebook. Me encanta ponerme los calcetines desparejados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.