El arte malo tiene quien le quiera

arte malo

Que lo peor del arte llegue al público. Ese es el objetivo del MOBA (Museum of Bad Art) desde que abrió sus puertas en 1994. ¡Y vaya si lo consigue!

No hay más que ver a ‘Charlie y Seba’, la obra anónima que encabeza este artículo, una genialidad que sólo comprenderán los elegidos —o aquellos con gran sentido del humor—.

En total, la pinacoteca cuenta con tres salas, en las que se reparten alrededor de 600 obras. Una de ellas es ‘La Mana Lisa’, de Andrea Schmidt , que fue donada por el artista en el año 2002 para mayor gloria de la institución.

arte malo

Y es que, tal y como explican sus responsables, las piezas de la colección son obras de artistas con talento que han perdido el control. Eso sí, todas tienen en común ese algo especial que las distingue desde su propia incompetencia.

Juzgad vosotros mismos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías: MOBA © 


[kads id=»11780″]

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

5 Comentarios

  1. Es que hay que ir más a los museos.

    Dónde si no podremos ver una barbi montada en una gamba de Huelva con pinzas gordas o un partido de beisbol con un fauno descabezado y un jipi que se mira la chorra mientras orea su bolso.
    Demencialmente sugerente, y esa caterva de perros poseídos por satán, por favor…

    Gracias por destruirnos la mente a la vez que nos la enriqueces con avecrén de marca blanca hueso.

    😉

  2. Ah, se me olvidava, mi favorito es el de Farruquito en la plaza de Tiananmen… Lo más.
    Me siento como la primera vez que me pasaron el test de Roschach en primaria. Tengo miedo y a la vez siento que mi mente ha estado constreñida por un miriñaque cruel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.