Vivir entre CorruPSOElandia y CorruPPlandia

Vivimos tiempos convulsos. Decisivos diría alguno. Han tenido que pasar casi cinco días para que me decida a escribir sobre las elecciones andaluzas. Y lo hago ahora que empieza una carrera que se promete larga de cara a los próximos comicios municipales. Y lo hago sin saber entender muy bien lo ocurrido.

Desde el respeto a eso de ir a votar cada cuatro años que nos permiten los que montaron todo esto, me cuesta entender como el 61 por ciento de los andaluces han votado al Partido Español y al Partido Popular. Omito las siglas Socialista y Obrero de lo que conocemos como PSOE porque no quiero empezar soltando una carcajada. Ya está bien: ni socialistas ni obreros.

Sigamos. Horas antes de las elecciones yo, como andaluz que no podía votar porque Susana Díaz decidió adelantar las elecciones y gastarse millones de euros pudiendo haberlas hecho en mayo y aprovechar las estructuras de las municipales y otras autonómicas, estaba esperanzado.

Sí, esperanzado en que los andaluces se mostraran hartos de los robos, las estafas, las coacciones y las malas artes que han reinado esta tierra desde hace muchos años. Recordemos que los dos presidentes anteriores, los que pusieron a Susana Díaz, están imputados y, probablemente, acaben procesados por el caso de los ERE.

También estaba esperanzado en que los andaluces castigaran más si cabe al Partido Popular, azote del pueblo, destructor de derechos y ahora amordazador de la libertad de expresión de un país que se dice en democracia.

Al PP sí lo castigaron pero menos de lo que me hubiera gustado. Al PSOE, perdón al PE que lo de socialista y obrero no cuela, al contrario, incluso obtuvo más votos que en los pasados comicios autonómicos.

¿Qué cojones pasa por la cabeza de las personas para votar a corruptos? Es difícil entender la respuesta a esa pregunta porque esto es España. Lo pasado en Andalucía pasará en Madrid y probablemente en Valencia, junto a otras tierras afectadas por la corrupción.

Tratas de hablarlo con los que te rodean y nadie entiende nada. Pocos de mi entorno reconocen haber votado a PP o a PSOE. Y si lo han hecho no lo dicen por vergüenza. Puedo llegar a entenderlo. Imagina que un vecino de tu comunidad entra a robar todos los días a tu casa. Día sí y día también. ¿Lo votarías para ser presidente durante una junta de vecinos? Pues en Andalucía parece ser que se ha votado a los señores que llevan robando años, años, años y años.

Luego se plantea el tema de los jueces. Pongamos los dos ejemplos más claros: Ruz y Alaya. Si hablan con uno del PP dirá: “Hay que dejar trabajar a la juez Alaya porque es legal no como el juez Ruz”. En cambio, si te encuentras con alguien del PSOE comentará: “Hay que dejar trabajar al juez Ruz porque se ve que sabe lo que hace no como la juez Alaya.” Y así una y otra vez.

Después de las elecciones, la citada Alaya destapó más de ese escándalo de corrupción que tiene que ver con los cursos de la formación. Entre los detenidos y ahora en libertad con cargos estaba el que fue alcalde de mi pueblo durante muchos años, Antonio Fernández. Si hablas con gente por la calle todo el mundo dice que lo sabía y que se esperaba. Alucinas.

Me apostaría mi mano derecha a que prácticamente en cada pueblo de Andalucía y de España hay casos similares. Lo sabíamos pero… ¿mirábamos para otro lado?

El caso es que los que vivimos en Andalucía podemos tener perfectamente la sensación de vivir en CorruPSOElandia, una demarcación de ese país llamado CorruPPlandia que es España. Un país en el que siguen quitándonos derechos día a día y, si no cambian mucho las cosas, dentro de unos meses seguirá votando a los mismos.

Y yo… no lo entiendo.

Fotografía: Junta Informa ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

1 Comentario

  1. Solo un matiz, el P$OE sacó ciento y pico mil votos menos, 4% o así.

    Me ha gustado mucho tu artículo, ánimo, aunque sea mas tarde que pronto, conseguiremos transformar la sociedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.