De Valencia a Alepo #PorUnMediterráneoUnido

Los médicos dicen que en Alepo ya no hay bolsas de sangre para las transfusiones de los heridos y amputados, tampoco anestesia para paliar su dolor, ni lugar donde atenderles. Piden a la ciudadanía europea que actúe. Movilizaciones ciudadanas marcharán mañana, lunes 12 de diciembre, por las calles de las capitales europeas para exigir que pare la catástrofe humanitaria que está dejando este sexto año de enquistada guerra en Siria.

En Valencia, expertos de 11 países ribereños del Mediterráneo han alzado la voz y han hecho una Declaración de Condena a los indiscriminados ataques a la población civil de Alepo.

«En Alepo está ocurriendo un desastre humanitario a gran escala en un clima de horrible silencio: además de la ofensiva militar y de los civiles que intentan escapar de los combates, se cometen exacciones en los distritos retomados por el régimen, sus aliados y  milicias. Ya no hay hospitales en funcionamiento. Se arrojan barriles de cloro sobre la población civil (…). Esta enorme crisis humanitaria concierne a todos los ciudadanos y ciudadanas del Mediterráneo. Sus acciones civiles y comprometidas deben alertar, informar y ejercer una presión efectiva sobre las políticas a fin de detener inmediatamente este asesinato», sentencian.

alepo
Fotografía: Jordi Bernabeu Farrús ©

Entre los firmantes de esta Declaración, todos miembros de la Fundación Asamblea de Ciudadanos y Ciudadanas del Mediterráneo (FACM), una suerte de megared ciudadana de diálogo, reflexión, propuesta y acción de una quincena de países mediterráneos que el pasado fin de semana celebró su consejo consultivo.

Entonces, cuatro voces esbozaron desde su experiencia, una imagen más que fidedigna del estado de situación de un Mediterráneo cada vez más convulso y desmembrado.

Salam Kawakibi, politólogo franco-sirio y portavoz del Programa de Reforma Árabe, con voz entrecortada comentó que la vida de sus conciudadanos de Alepo pende de un hilo. «Las imágenes que nos están llegando en estos momentos desde Alepo representan la vergüenza para la sociedad civil europea. Es más que evidente que los gobiernos no quieren hacer nada, pero no entendemos por qué la ciudadanía no se levanta, reacciona y protesta por las muertes indiscriminadas de civiles. Es una pregunta a la que intentaremos dar respuesta en este Consejo», indicó. Insistió en que cada minuto cuenta porque ya no hay horizontes a largo plazo en Siria. A la pregunta de si tiene alguna explicación a esta aparente falta de empatía contesta que «la crisis de individualismo y de solidaridad son la única respuesta que se puede dar».  

Le siguió la interpretación del Presidente de la FACM, el ex Eurodiputado Vicent Garcés: «Tenemos el sentimiento de una nueva etapa que se está abriendo en forma de conflictos militares bélicos en el Mediterráneo oriental, y un auge de fuerzas de extrema derecha en el occidental, que ven la crisis de refugiados como un problema de convivencia. El clima general de esta reunión es de preocupación por el futuro que nada tienen que ver con aquellos horizontes de paz y de solidaridad de hace unos años».

A esta cita mediterránea, que tuvo lugar en Valencia, también acudió la investigadora Senior del Centro de Relaciones Transatlánticas de la Universidad John Hopkins, Aylin Ünver Noi, de Turquía. Habla de la preocupante situación de la libertad de expresión de su país, exacerbada con el agravamiento de la falta de seguridad tras el fallido golpe de estado contra el actual gobierno de Erdogan, así como por los permanentes ataques de diferentes grupos terroristas. «Cortar las relaciones con Turquía como ha anunciado la UE no ayudará. Turquía está atravesando un momento muy complicado luchando contra varios grupos terroristas, adoptando medidas cada vez más restrictivas tras el fallido golpe y gestionando la crisis de refugiados. Si la UE nos da la espalda, ambos seremos perdedores», indicó.   

alepo-6
Hassan Balawi (izqda.) y Michel Warschawaski

Junto a ellos, en la misma mesa, estuvieron sentados un histórico intelectual israelí, Michel Warschawaski, profesor y presidente del Centro Alternativo de Información de Israel, junto con Hassan Balawi, diplomático y miembro de la misión palestina ante el Parlamento Europeo. «Del espacio donde vivimos nosotros cuatro depende el futuro de todo el Mediterráneo, pero el Mediterráneo que conocíamos hasta ahora ya no existe. Hemos experimentado un colapso. Y los vacíos que está dejando este colapso lo están ocupando fenómenos como Daesh. Es por esto que tenemos que levantarnos, cruzar este mar que nos une y buscar puntos en común», indicó Warschawaski.

«El diálogo existe, pero es necesario partir de una condición de reconocimiento de la dignidad y del sentimiento de solidaridad. Si tú no reconoces a aquel con el que conversas como un igual, no hay posibilidad de avance. Muchas veces, desde el prisma europeo se entiende que el conflicto palestino-israelí es como una riña de patio que se resuelve obligando a los implicados a darse la mano. Hay que crear toda una estructura de reconocimiento de los derechos de cada uno. Lo fundamental, reconocer la existencia de uno, de tu interlocutor. Decir: existo, soy un sujeto con derechos y no un mero objeto de las políticas de otros. No es cuestión sólo de un apretón de manos sino de reconocer la reivindicación del otro, de decirle que lo entiendes, que lo apoyas y que estás en solidaridad con él», añadió.  

Balawi también lo tiene claro. Para que haya diálogo es necesario que se parta de unas posiciones de equilibrio. «En la cárcel, entre un prisionero y su carcelero puede haber conversación, pero no diálogo, y es así como se siente el pueblo palestino», incidió.  «Yo estoy seguro de que nuestra gente puede hablar, y hablar de muchas cosas, pero nuestro diálogo se tiene que basar en ese reconocimiento de dignidad que parte del fin de la ocupación».  Preguntado por las resoluciones que se dieron en el seno de la ONU el año pasado con el reconocimiento de Palestina como estado observador de Naciones Unidas, Balawi insistió en que «en la crisis entre Rusia y Ucrania la comunidad internacional no tardó en reaccionar ni una semana, y en el caso palestino estamos en el tercer año de una Gaza destrozada sin más reacciones internacionales».

Los cuatro coincidieron en que su encuentro en la orilla valenciana del mismo mar que les une no podrá poner una solución definitiva a los problemas sobre los que han debatido, pero es el único camino, afirmaron, para construir un Mediterráneo unido.


[kads id=»11703″]

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.