Una musa llamada Donald Trump

De demagogos megalómanos que quieren conquistar el mundo y librar sus propias cruzadas están los libros de Historia llenos. Y no hay más que ojearlos para descubrir, además, lo peligrosos que pueden llegar a ser. Últimamente los recordamos más de la cuenta, por obra y gracia de ese ser deleznable que pretende convertirse en presidente de Estados Unidos.

Pero, una vez más, el arte nos salvará. Decenas de creadores se han puesto manos a la obra para que, en muchos casos a través de la risa, tomemos conciencia sobre quién es este tipo y, con ella, impidamos que ni en sueños duerma en la Casa Blanca. Sí, Donald Trump se ha convertido en musa. Y lo que es más divertido: las obras que inspira seguro que no le hacen ni puta gracia.

Hace unas semanas el señor (perdón) Donald Trump aseguró lo siguiente: «Miren estas manos, ¿son pequeñas? Mi oponente dijo que si mis manos son pequeñas algo más podría ser pequeño, pero les garantizo que no hay problema con eso, se lo garantizo». Ya se sabe, excusatio non petita

El caso es que la artista Illma Gore le ha dibujado con un monísimo y microscópico pene. Cuenta que la inspiración le vino al recordar la frase «You can be a massive prick, despite what is in your pants». Coloquialmente, la palabra prick, además de idiota, significa pene.

La imagen ha volado como la pólvora por todas las redes sociales, pero, cómo no, se ha topado a la ya célebre censura de Facebook. No hay ningún problema, está disponible en la web de Illma y su descarga es gratuita. ¿A qué esperas?  

No sabemos si Donald sabrá de la existencia de esta imagen, pero no nos extraña que, cuando la descubra, acuse a Gore de estar enajenada por la menstruación. Es su estilo. Y si no, que se lo pregunten a la periodista Megyn Kelly, quien puso al candidato contra las cuerdas en un debate televisivo. Muy enfadado, horas después Trump la acusó de no ser ni muy rigurosa ni muy inteligente y añadió lo siguiente: «le brotaba sangre de los ojos, le brotaba sangre de… de donde sea».

Donald Trump
Imagen: Sarah Levy © 

Pues bien, como respuesta la artista Sarah Levy realizó un precioso retrato de Trump, utilizando su propia sangre menstrual, un tampón y un pincel. ¡Qué maravilla! Y, para colmo, la obra será subastada y la recaudación íntegra irá destinada a organizaciones que ayudan a inmigrantes mexicanos en EEUU.

Ya lo veis, a veces, es peligroso tener la boca tan grande.

Donald Trump

Y pasa lo que pasa. Que, aprovechando los famosos urinarios del bar Belushi, ubicado en el hostal parisino St. Christopher’s Inns, un desconocido aprovecha y prepara este ya célebre montaje en Photoshop, que también ha corrido de red social en red social y de cuenta de whatsapp en cuenta de whatsapp, sin descanso. Porque… ¿Quién no querría hacer “eso” en la boca de Trump? Alguien sin alma, claro.

Donald Trump
Imagen: Furia ACK ©

Como alguien sin alma no desearía tirar huevos sobre su rostro tostado por la lámpara de rayos uva. El artista Furia ACK lo sabe y, por eso, hace un par de meses pintó un enorme mural en Londres con la cara del candidato, dejando un montón de huevos cerca. Él mismo fue el primero en lanzar alguno sobre su obra. Tal y como explicó a London24, «los huevos estaban destinados a que la gente pudiera expresar su opinión. La mayoría de la gente involucrada era extranjera, así que no le resultaba difícil empatizar con los inmigrantes en Estados Unidos que han sido el blanco de Trump y a quienes éste ha calificado como criminales, violadores y traficantes. Creo que muchísima gente en la situación de estas personas estaría feliz de poder hacer lo mismo contra él y su discurso».

Donald Trump
Imagen: Pegasus ©

También en la calle, pero en Bristol, apareció una pintura comparando a Trump con Hitler. El artífice, Pegaso, un artista callejero que dedicó cinco días en preparar esta imagen con un objetivo claro, tal y como ha declarado a Mashable: «Con suerte mi imagen, junto con miles de otras imágenes creadas por artistas de todo el mundo darán a los votantes la llamada de atención que necesitan».

Donald Trump

La misma llamada de atención es la que quiere poner de relieve Davison Mashable, una artista que realizó un retrato del candidato usando solamente sus pechos, con el objetivo de avivar el debate en torno a la campaña de Trump, a la vez que recauda fondos para la investigación del cáncer de mama. Brillante, ¿no?

Donald Trump
Imagen: Pegasus ©

Tan brillante como el arstista neoyorquino de origen dominicano Tony Peralta que ha convertido a Donald Trump en Doña Trump, come mierda con rolos. Así, con humor, invita a la reflexión sobre lo peligroso que ya es el candidato (y lo que lo apoyan) en su cuenta de Instagram.

donald-trump-phillip
Imagen: Phillip Kremark ©

Menos suerte ha tenido Phillip Kremark, otro artista que ha osado tocar a Trump y se ha topado con la censura de la red social. Su cuenta de Instagram ha sido bloqueada, pero en su Tumblr todavía podemos disfrutar de sus salvajadas deliciosas y ver al candidato distorsionado, con la piel del escroto ocupando su cara o convertido, literalmente, en lo que es, un bocazas.

Donald Trumo
Imagen: Hunsky ©

La amenaza no viene de que sea un bocazas, viene de que su discurso huele, con perdón, a mierda. Por eso, Hansky, un artista urbano neoyorquino se ha desmarcado con este mural, en el que una gigantesca caca luce el mítico peinado del multimillonario, reconvertido en musa, con el fin de evitar que se acerque siquiera al hall de la Casa Blanca. ¿No es el mundo ya suficientemente injusto?

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.