Šuhra Malić, el grito de Srebrenica

Šuhra Malić es una de tantas madres de Srebrenica que sigue buscando los huesos de sus hijos y otros 20 familiares más que perecieron en la masacre de julio de 1995. Su historia es la de las mujeres que han regresado al escenario del infierno que fue y es su única casa, solas, plagadas de dolor y ancladas en los recuerdos de unos hijos a los que sueñan caminando entre rosales, como Šuhra misma dice, pero de los que, en el mejor de los casos, sólo tienen algunos restos que han encontrado.

En lo único que dista su historia de las demás madres coraje es que su rostro es hoy uno de los iconos fotográficos del dolor y del padecimiento.

La fotografía fue realizada el 11 de julio del año 2002 en Potoćari, por el reputado fotógrafo Almin Zrno, durante el homenaje a las víctimas. Ella no supo de la existencia de esta imagen que dio la vuelta al mundo hasta dos años después.

«¿Ves esta foto? Estoy muy fea, no sé quién me fotografió así. Nunca fui así de fea pero ahora lo soy. Lloraba, estaba llena de dolor cuando me fotografiaron. A las madres nos queda el dolor y un alma que se despedaza. Pero quiero que la gente vea que en esta foto hay un dolor real, no hay posado», señala Šuhra en una entrevista para Radio Free Europe.

Su dolor se ha convertido en un emblema del genocidio y tanto es así que, además de ser retratada por el pintor bosnio Safet Zec, hoy en Visoko, un municipio bosnio al noroeste de Sarajevo, hay un enorme mural callejero con la imagen de Šuhra. Al lado de ella, el dibujo de Ramo, un padre obligado por las tropas serbobosnias a llamar a entregarse a su hijo Nermin.

Šuhra hoy tiene 80 años. Esta imagen no le ha reportado ningún beneficio más que la incuestionabilidad  de su sufrimiento y el de otras mujeres como ella. Un sufrimiento que en la reciente sentencia del Tribunal Penal de La Haya contra Radovan Karadzić ha sido calificado de genocidio pero que muchos siguen negando. Es el caso del candidato serbio a la alcaldía del municipio de Srebrenica para las próximas elecciones municipales de octubre.

En una desesperada carta abierta, las madres de Srebrenica piden que no se les vuelva a dejar solas en este momento, pues negar el genocidio, señalan, supondrá su éxodo definitivo del lugar, el triunfo de la impunidad y el olvido de sus miles de muertos.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.