La pobreza no es un juego de niños

pobreza-interior

Que la crisis ya es historia es el mantra que lleva repitiendo el ¿señor? Mariano Rajoy desde hace varios meses. Desgraciadamente, la realidad es otra. Y no hablamos sólo de los que se quedaron por el camino, sino de los que continúan luchando, día a día, contra los molinos de un sistema injusto que ahoga a la mayoría, se ponga el presidente del Gobierno como se ponga.

¿Que no? Los índices de pobreza y exclusión social de España sitúan en primer plano el difícil día a día al que se enfrenta uno de cada tres niños, que vive en riesgo de pobreza o exclusión social. Esta proporción afecta especialmente a las niñas y niños que viven en los hogares monoparentales, más de la mitad de los cuales están en riesgo de pobreza o exclusión. Ésta es la denuncia del informe ‘Más solas que nunca’, elaborado por Save the Children, que nos deja cifras aterradoras.

En España hay más de un millón y medio de hogares formados por una madre o un padre con sus hijos. El 82% de ellos los encabeza una mujer, son las conocidas como familias monomarentales. En estas familias más de la mitad de los niños viven en situación de pobreza, una realidad que se agrava debido a la situación particular que, por su condición de madres solas, viven estas familias.

Aplicar medidas que protejan a estas familias es fundamental para combatir la situación de pobreza en la que viven estos niños y para lograr que el sueño de sus madres se haga realidad: conseguir lo mejor para sus hijos. Y es que más allá de los datos, está la realidad de estas familias, que tienen nombre y apellidos, sueños anhelos, inquietudes y, sobre todo, la esperanza de otro mundo, uno mejor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

«La vulnerabilidad social de las familias monomarentales se materializa en términos de privaciones materiales, de carencias en alimentación, vestido y calefacción. También en problemas de salud y en la precariedad o la ausencia de empleo. Todas estas situaciones contribuyen al proceso de exclusión social que directamente impacta en la infancia, incrementando las tasas de riesgo de pobreza y exclusión infantil», asegura en el estudio Andrés Conde, Director General de Save the Children España.

«Como dice el título de nuestro informe, estas madres y sus hijos están más solos que nunca. No podemos dejarlos solos por más tiempo. Necesitan el apoyo de políticas que contribuyan decididamente a compensar y corregir sus desventajas. Necesitan también el apoyo de una sociedad realmente determinada a luchar y acabar con la pobreza y la exclusión infantil», continúa Conde.  Así, no me queda más remedio que exigir a los poderes públicos que aumenten la inversión social en políticas de protección a la infancia, y desarrollen una estrategia integral de lucha contra la pobreza infantil que esté basada en el acceso a recursos adecuados y a servicios asequibles y de calidad.

Porque la pobreza infantil no es un juego de niños.

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.