«La discoexcusa»: Madre no hay más que 23.760.112

madre

Vuelvo de unas vacaciones en las que solo he visto la televisión polaca, sin entender nada. Miraba los programas y me parecían antiguos, sacados de una época en la que aquí Íñigo tenía pelazo y el público de los programas gastaba hombreracas. Todo muy incomprensible, todo muy añejo. Si a eso le sumas los precios, pensaba que mi avión no me había llevado hasta Polonia, sino hasta mi pueblo hace una buena pila de años. Time travel low cost.

En el vuelo de vuelta ya me iba preparando para volver a la modernidad de mi país, lleno de grafismos cool y producciones impecables.

Desempaco la maleta, conecto la tablet y echo un vistazo a la prensa. ¡Joder, que solo he estado fuera 20 días! No se os puede dejar solos, ¿eh? ¿He viajado con Ryanair o en el Delorean de McFly?

Negando el holocausto

Cuando arrastro los contenidos por mi pantalla, mis dedos se topan con las declaraciones del anormal de León de la Riva, alcalde de Valladolid, y me recorre un escalofrío al recordar que este tipo ha trabajado como ginecólogo y, lo que es peor, ha llegado a ser alcalde (aunque sea por la vía del alto voltaje).

¿Y de qué supuesta violación en Málaga está hablando? Uf, me he perdido muchas noticias estando fuera. A ver…

Me informo lo mejor que puedo antes de que alguien me pregunte sobre mi opinión acerca del caso de Málaga. Tardan poco en hacerlo. ¿Ha sido o no violación? ¿Tú qué dices? ¿Ves lo que te decíamos de las denuncias falsas? ¿Lo ves? ¿Lo ves? ¿Lo ves?

Espera, que voy a por más información. Por lo pronto, eso de las «denuncias falsas» me suena. Espera que lo busque. ¿No les contestó ya el Consejo General del Poder Judicial a Toni Cantó y al exjuez Serrano en su día? No, se ve que no se enteran. Estos machirulos siguen en sus trece comparando la situación de indefensión constante en la que se encuentran la mayoría de las mujeres a diario con la situación de la que gozamos los hombres.

Y estos son jueces, diputados y alcaldes. Lo que en mi pueblo se dice, «gente con estudios».

¿Qué mierda nos pasa a los hombres de este país? Leo los comentarios que pululan por la red al respecto del caso de Málaga y se me cae la cara de vergüenza, se me encoge el pene y me dan ganas de hormonarme.

Releo las declaraciones de los políticos, recuerdo el borrador de la ley del aborto, reviso las cifras de muertas, con A, a manos de sus parejas, releo las declaraciones de mujeres violadas que estudié durante la carrera… y me acuerdo de mi madre.

Me acuerdo de mi madre porque da la casualidad de que pertenece, lo quiera o no, a ese colectivo que, siendo el 50% de la población, se lleva el 90% de toda la mierda en cualquier caso.

También me acuerdo de tu madre porque pertenece, lo quiera o no, a un colectivo que lleva luchando siglos por conseguir algo, tan lógico y aplastante, como ser considerada un ser humano igual a los que tenemos algo colgando entre las piernas.

Y me acuerdo de sus madres, de sus santas madres, las de De la Riva, Cantó, Serrano, Gallardón, Rajoy, los tuiteros que hablan de «feminazis» a boca llena sin tener ni idea, las comentaristas de facebook que detestan el feminismo siendo mujeres, como si eso de la igualdad no fuera con ellas, las ministras de mantilla y golpe en el pecho que sirven al falo del capitalismo y las de los machitos y machotes que hacen con su parcela de poder injustamente conseguida un cortijito en forma de glande.

Afortunadamente, también me acuerdo de Tu Madre, con mayúsculas.

————-

Tu Madre son un trío de catalanas que sacaron este EP en 2008. En la página de Producciones Doradas puedes descargártelo gratis.

Son mujeres como tu madre, que cantan, berrean, tocan y atizan sin pretensiones o, mejor dicho, con la pretensión de cantar, berrear, tocar y atizar.

Si algo destila el EP es un «esto es lo que hay» valiente y fresco. Es cien por cien ajeno a lo añejo, al cuarto cerrado con olor a Varon Dandy y a dejar ver lo que uno es solo por las costuras.

Suponen, por tanto, una propuesta directa, clara, divertida, valiente y nutritiva.

Tocan el piano pero no son señoritas de ojos entornados acariciando el teclado.

Tocan la guitarra y saben cómo controlar ese tradicional falo de los rockeros.

Tocan la batería y no creo que pienses en la de cocina al escucharlas.

Como dicen en su hoja de prensa, tu madre es la que te alimenta y te cuida. Espero que te acuerdes de ella cada vez que comentes algo sobre las mujeres.

 

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
Artículo anterior‘Saber perder’, realidad viva
Artículo siguienteEl cine… mejor que rime: ‘Ocho apellidos vascos’
Foto del avatar
Melómano, bibliófago, cinéfilo, multiinstrumentista, anarquista, vegetariano y guitarrista de CdeFlecha. Pago por que me peguen y a veces doy yo también. No creo en dios e incluso me cuesta creer en el vodka porque es transparente, y mira que me gusta. Aprovecho los discos que escucho para hablar de lo que pienso. Aprovecho lo que pienso para entretenerme mientras voy a comprar discos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.