Jugar, porque sus derechos están en juego

jugar

El 20 de noviembre de 1959 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración de los Derechos del Niño, con diez principios fundamentales. El séptimo reza lo siguiente: «El derecho a jugar y a una educación gratuita».

Sin embargo, asociaciones como Cruz Roja Juventud se encuentra con que un 18 por ciento de los niños y las niñas que atiende afirma no tener juegos ni juguetes. «La infancia es uno de los colectivos que más están sufriendo los efectos de la pobreza de los hogares, ya que las familias tienen enormes dificultades asumir los gastos básicos», explica Carlos Cortés, director de Cruz Roja Juventud.

Y es que las familias más vulnerables se ven obligadas a cubrir otras necesidades básicas antes que la adquisición de un juguete. Sin embargo, este hecho, no resta importancia al papel fundamental que tienen los juegos educativos en la vida y en el desarrollo de los niños y las niñas.

Por eso, la institución vuelve a poner en marcha la campaña de recogida de juguetes ‘Sus Derechos en Juego’, con la que se pretende recoger más de 120.000 juguetes nuevos, no bélicos y no sexistas ,para más de 60.000 niños, niñas y adolescentes de hasta 17 años con el objetivo de garantizar el derecho al juego de la infancia más vulnerable durante todo el año.

En esta edición, además de la entrega de juguetes en los puntos de recogida habilitados, se podrá colaborar con la campaña realizando donaciones en la web de Cruz Roja, a través del teléfono 900 224 490 y mediante el envío de SMS con la palabra JUGUETES al 28092 (1,2 euros) y al 38092 (6 euros), que se destinarán íntegramente a la compra de juguetes para niños y niñas de familias en dificultad social.

Para más información sobre la campaña de juguetes en todo el territorio, consulta la web de la campaña.

Fotografía: Sampo Pihlainen ©

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.