«Como hombre, no puedo ser más que feminista»

Es periodista, pero no cualquier periodista, es uno de los que, desgraciadamente, escasean. Es un periodista comprometido. Mejor dicho, es una persona comprometida. Un buen tipo. Y eso, no tiene precio ni medida. En MurrayMag ha hecho alguna locura, como entrevistar a Felipe VI o encogernos el corazón hablándonos de la‘Vijecnica’ de Sarajevo. Él es Jonás Candalija.

¿Qué hace Jonás Candalija cuando no escribe para MurrayMag?

Soy un hombre de rutinas. Me levanto a las 7.15 h., voy a mi oficina de 8 a 17 h. y sobrevivo como un asalariado más. Desayuno, como y ceno como un reloj. Me agobia la incertidumbre.Sin embargo, en mi tiempo libre, busco la válvula de escape. Intento huir del calendario cotidiano. Para muchos soy un burgués de medio pelo.  Yo intento verme más como un náufrago en la capital del Reino.

¿El periodista nace o se hace?

El periodista se hace. No creo en el talento innato. Yo me hice periodista porque mi madre escuchaba la radio antes de dormir: bajo la almohada. Entonces la escuché yo y aún hoy, la escucho mientras duermo.  A mí me hizo periodista Carlos Llamas. Si no, hubiera sido enfermero o profesor de historia. Pero soy, o intento ser, periodista. Me interesa conocer lo que hay detrás de la verdad oficial. Soy un periodista entre bambalinas, que es lo que me gusta.

Explícanos qué es la exclusión social y cómo se la combate.

La exclusión social es la desigualdad. El capitalismo ha creado una humanidad de dos velocidades. Quienes marchan en sexta, no tienen problemas. Viven a velocidad de crucero. Yo no vivo mal, pero intento estar al lado de quienes me piden las pinzas para la batería. Soy así. Siempre he sido así. Vengo de una familia humilde que tuvo algo de suerte, pero no olvido mis orígenes. Soy de los que siempre han andado faltos de gasolina.

La exclusión social se combate siendo críticos con un sistema que deja millones de personas en la cuneta. La crisis económica y financiera es el mejor momento para cambiar la tendencia. Construir la alternativa. Decrecer para redistribuir. Así aliviaríamos la herida de la desigualdad.

¿Todavía vemos la exclusión social como algo que no tiene nada que ver con nosotros?

¿Nada que ver? La exclusión social nos puede tocar en cualquier momento. ¿A quiénes desahucian? ¿Quiénes engrosan las listas del paro? Mañana podemos ser nosotros. O lo podemos ser hoy. Hasta que no seamos conscientes de que la desigualdad nos toca de lleno, no seremos parte de la solución. Seremos parte del problema.

Como periodista, ¿por qué lo llaman muertes cuando quieren decir asesinatos (en Palestina)?

Son asesinatos. El discurso mediático pretende situar el conflicto árabe israelí en el mismo nivel, pero es falso. Tenemos que ir más allá. Estamos asistiendo a un genocidio de un pueblo. No podemos ser imparciales. Como periodistas, nos tenemos que situar al lado de las víctimas.

¿Feminista? ¿Feminista para qué?

Ser feminista es tomar partido. Me río cuando se contrapone feminista a machista. Yo quiero estar al lado de las personas y es un hecho que el sistema que vivimos es y ha sido un sistema patriarcal. No es algo ajeno a mí. Como hombre, no puedo ser más que feminista. Hoy es la ley del aborto de Gallardón y mañana es el derecho de las amas de casa a recibir prestación por desempleo. El discurso social sigue siendo patriarcal, aunque hay síntomas de cambio. Tenemos que dar un paso al frente y tomar partido. Hombres y mujeres. Podemos estar al lado del patriarcado dominante o luchar por la igualdad REAL. Yo ya he elegido. He recibido palos, pero no me importa. Soy feminista.

A mí es difícil erizarme la piel y tú lo conseguiste con ‘Quemar después de leer’, un texto que parecía escrito con mucho más que palabras. ¿Qué significa para ti Sarajevo?

Sarajevo es una parte de mí. Algo de lo que no me puedo desprender. Llegué allí en un momento complicado a nivel personal y profesional y Sarajevo me cambió. Muchos amigos y amigas me preguntan por qué, yo les respondo lo mismo: Sarajevo es su gente. Yo les idealizo, pero no me importa. Vi el dolor que ha vivido la ciudad a lo largo de su historia, vi la destrucción, pero aún así, vi las flores que crecían donde antes había minas. Flores que son personas. Eso es Sarajevo

¿Y España? ¿Cómo está España?

España es un país en estado de shock. Llevo cinco años aquí desde que regresé de Croacia y sólo he visto un país a la deriva. España es una tremenda licuadora de esperanzas. Me gustaría ser optimista, pero no las tengo todas conmigo. La gente huye. La selección no gana mundiales ni eurocopas. No nos queda nada. Cuando ya no queda nada, sólo podemos actuar o escapar del desastre. Los jóvenes se están yendo. Sólo resta actuar.

Fuiste el primero en entrevistar a Felipe VI, ¿tenemos monarquía para rato?

Creo que tenemos monarquía para unos cuantos años. No me gusta ser pesimista, pero creo que nos falta un paso más de conciencia política y social. La gente de mi generación no es monarquica en su mayoría. Estoy seguro. Pero falta el salto generacional de la Transición. Hay muchas personas arraigadas en el miedo a la dictadura y no es fácil combatirlo. Necesitamos tiempo, pero tarde o temprano, dejaremos de ser súbditos.

Si tú me dices Enrique Bunbury yo pienso inmediatamente en ese tipo que grabó un disco con Nacho Vegas. Si yo te digo Enrique Bunbury…

Enrique Bunbury es un referente vital para mí. Mis amigos se ríen, pero Bunbury me salvó la vida. El verano más triste que recuerdo, allá por 2006, recuerdo escuchar el disco de ‘Pequeño’ en el coche de mi padre y sentir cómo su música aliviaba mis penas. Sólo por eso, Bunbury merece la pena. También me gustaba Héroes del silencio en mi juventud, pero Bunbury fue ese amigo que me escribió un verso cuando más lo necesitaba.

¿A dónde te llevarías a Bill Murray?

A Bill me lo llevaría a Helsinki, Sarajevo y Zadar. Haríamos un tour a lo loco. Sin  horarios ni escalas.  Le llevaría a mis sitios favoritos y beberíamos jarras de cerveza. Hablaríamos de los ‘Cazafantasmas’ y nos reiríamos de tonterías sin gracia. Intentaría que nos acompañara mi hermano… Seguro que nos reiríamos. Creo que Bill y yo tenemos mucho en común ¿Cuándo me lo presentáis?

bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación
bluebird Comunicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.